Menú Buscar
El templo de la Sagrada Familia de Barcelona, obra del arquitecto Antoni Gaudí / EUROPA PRESS

Vecinos de la Sagrada Familia rechazan la escalinata de la fachada principal del templo

Presentan dos propuestas alternativas para evitar demoler bloques de viviendas y demandan más equipamientos y espacios verdes

28.11.2019 20:23 h.
4 min

Vecinos del barrio de la Sagrada Familia han pedido este jueves al Ayuntamiento de Barcelona que no se construya la escalinata de la fachada principal del templo, en la calle Mallorca, para no demoler los bloques de viviendas que hay en esta manzana, una decisión que podría afectar a entre 300 viviendas y unos 3.000 vecinos.

Con el objetivo de abrir el debate con el ayuntamiento, los vecinos proponen conectar la Sagrada Familia con la calle Aragó y la plaza de las Glòries a través de espacios verdes e interiores de manzana, y reclaman una reunión urgente con el Gobierno municipal para presentar sus ideas.

El Plan General Metropolitano (PGM) de 1976 afectó el segmento central de la calle de Mallorca, en su tramo entre Marina y Sardenya, y hasta la confluencia de Aragó / Diagonal. Los vecinos sostienen que la afectación, tal como está planteada por el PGM, implica a mas de 1.000 personas que viven o trabajan en esas dos manzanas.

Dos propuestas

La primera propuesta vecinal afectaría a 41 pisos para conectar la calle Mallorca con Aragó, y plantea convertir el solar que la Sagrada Familia compró a la Sociedad General de Aguas de Barcelona --conocido como Illa de les Aigües-- en una zona verde y pisos para realojar a los afectados.

Los edificios de viviendas afectados serían dos: uno en la calle de Aragó, con 21 pisos, y otro en la de Valencia, con 20. La zona verde resultante serpentearía las edificaciones que dan al interior de las dos manzanas.

Además, este planeamiento prevé destinar suelo de la Illa Damm a equipamientos y una zona verde, así como convertir en espacio verde las islas centrales de la avenida Diagonal, entre las calles de Marina y Castillejos.

El segundo proyecto afectaría a 122 pisos situados en la calle Mallorca y el paseo de la Font, y propone realojar a parte de los afectados en pisos en el mismo solar de la Illa de les Aigües, mientras que en la Illa Damm se ubicarían los equipamientos y una zona verde (se plantea una residencia y una escuela pública).

Inversión de 100 millones

Todos los vecinos afectados serían trasladados a nuevos edificios, con características similares o superiores, y sin que ello les supusiera ningún coste económico, por cuanto se ha contemplado que la inversión, que será de al menos 100 millones de euros, corra a cargo de la fundación que gestiona la Sagrada Familia.

Según el portavoz de la Asociación de Vecinos de Sagrada Familia, Joan Itxaso, los vecinos prefieren la segunda opción, pese a afectar a tres edificios más: dos de la promotora Núñez i Navarro y un concesionario, ya que ello supondría una mayor superficie de espacios libres.

También contemplan que una parte de la Diagonal, actualmente calificada de zona vial, se convierta en zona verde y haga de conector entre la Sagrada Familia y la plaza de Glories.

Los vecinos han insistido en fijar una reunión urgente con el Ayuntamiento.