Menú Buscar
Jaume Roures, fundador de Mediapro / EFE

Roures fracasó en su intento de dar nombre al Camp Nou

El FC Barcelona rechazó una oferta de Mediapro de 300 millones para patrocinar el nombre de su estadio

26.10.2018 08:20 h.
3 min

Jarro de agua fría para Jaume Roures. El FC Barcelona rechazó el verano pasado una oferta de patrocinio de unos 300 millones de euros para patrocinar el Camp Nou durante 20 años. Las partes trataron el asunto en cuatro reuniones, una de ellas con la asistencia su presidente, Josep Maria Bartomeu, pero la propuesta acabó siendo rechazada.

Las negociaciones se rompieron cuando la directiva pidió al fundador del grupo mediático, Jaume Roures, que retirara la demanda que presentó el 2016 contra el expresidente del club, Sandro Rosell, por espionaje industrial, según informa El País. Mediapro no lo aceptó, y el FC Barcelona desestimó finalmente la oferta.

Discrepancias

Las conversaciones sobre este patrocinio ya se habían paralizado antes porque el club había interpuesto a su vez una demanda contra Mediapro, que fue replicada por otra del grupo audiovisual, por unos contratos de publicidad estática por valor de 1,5 millones de euros.

Según dicho diario, fuentes próximas al Barça pidieron a Roures que retirara la demanda contra Rosell por "sentido común" y por "imagen de la entidad", ya que no veían "conveniente" negociar con un querellante. Y también sostienen que la oferta no llegaba a esos 300 millones, y que existía un problema de financiación porque el club quería cobrar esa cantidad en efectivo.

Panorámica del Camp Nou / PIOTR MATYJA - WIKIMEDIA COMMONS

Origen de la polémica

El club azulgrana mantiene negociaciones con varias compañías y, según Bartomeu, las expectativas de mejorar los ingresos por patrocinio superan los 300 millones. Hasta ahora no había trascendido ninguna oferta formal después de que la multinacional farmacéutica Grifols --con la que hubo contactos-- asegurara en un comunicado que no preveía patrocinios “de este tipo”.

Jaume Roures demandó a Sandro Rosell en febrero de 2016 por participar en la intervención de su correo personal de 2008 a 2011, en una trama que afectó a personas y empresas con las que mantenía contacto. La querella afecta también a Robert Cama, exresponsable de informática de Mediapro y actualmente empleado del Barça.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información