Menú Buscar
El Euríbor cierra 2016 en el mínimo histórico

La mitad de los españoles firman una hipoteca sin comprender todas las condiciones

En internet existen herramientas gratuitas de asesoramiento a las que acudir antes de firmar un crédito

2 min

El 49% de los consumidores firman su hipoteca sin comprender todas las condiciones del préstamo. Ésta es la conclusión de una encuesta que ha realizado el comparador financiero HelpMyCash.com, con motivo del Día de la educación financiera. Las hipotecas son un producto complejo y con gran impacto en la economía familiar, por lo que el peligro de atarse a ciegas a un crédito de tal envergadura es alto.

Entender las condiciones del contrato que se firma es el primer paso para evitar sorpresas en forma de cláusulas abusivas o comisiones elevadas. En internet existen opciones gratuitas de asesoramiento, donde se puede encontrar información sobre hipotecas en un lenguaje accesible.

Las obligaciones del banco

Las entidades están obligadas a explicar todos los aspectos del préstamo. Existen también unos documentos que el cliente debe solicitar al banco: la FIPRE, la FIPER y la oferta vinculante. Estos recogen las condiciones que ofrece el banco antes de firmar el préstamo hipotecario.

La FIPER es un documento orientativo, con las condiciones estándar que se ofrecen a todos los clientes. La FIPRE contiene las mismas condiciones, pero de forma personalizada, es decir, adaptadas al perfil económico de cada uno. Y la oferta vinculante, se entrega tras la tasación y vincula a la entidad, es decir todo lo que aparezca recogido en este documento deberá aparecer en el contrato, por lo que es muy importante revisarlo y comprenderlo al 100 %.

Los deberes del consumidor

La responsabilidad al contratar una hipoteca es elevada, y existen requisitos que hay que cumplir para garantizar la viabilidad del crédito: empleo fijo y con antigüedad, ingresos estables y elevados, ahorros superiores al 30 % del valor de la vivienda y no tener deudas.

Los riesgos de impago de una hipoteca son mucho mayores que no pagar el alquiler, por ejemplo, como el de embargo.