Menú Buscar
Surtidores de gasolina y diésel / PIXABAY

Gasolina y diésel vuelven a los precios máximos de octubre

Ambos carburantes se encarecen de nuevo a las puertas del puente de la Constitución, con ascensos del 0,61% y 0,41%, respectivamente

3 min

El precio del litro de la gasolina y del diésel se ha encarecido esta semana remontando a niveles máximos desde octubre a las puertas del puente de la Constitución y la Inmaculada. En concreto, el precio medio del litro de gasolina ha repuntado esta semana un 0,61%, encadenando su segunda subida consecutiva, hasta situarse en los 1,3006 euros, según datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea.

De esta manera, el precio de la gasolina recupera la cota de los 1,3 euros el litro por primera vez desde finales de octubre, después de que en noviembre se consolidará por debajo de esa barrera. En lo que respecta al precio del litro de gasóleo, ha registrado un incremento del 0,41% en esta semana, situándose en los 1,219 euros, su nivel más alto desde la primera mitad de octubre.

6,3 millones de desplazamientos

Este encarecimiento en el precio de los combustibles se produce a las puertas del puente de la Constitución y la Inmaculada, en el que la Dirección General de Tráfico (DGT) prevé unos 6,3 millones de desplazamientos en toda España entre los días 5 y 9 de diciembre.

La subida en los precios en el surtidor se produce con un crudo ligeramente al alza en los últimos días a espera de conocer la decisión de la OPEP sobre un posible nuevo recorte de la producción. El barril de crudo Brent, de referencia en Europa, cotizaba este jueves a 63,13 dólares, mientras que el Texas americano se intercambiaba a 58,34 dólares.

Repostar sigue siendo más barato en España

La gasolina sigue estando más barata en España que en la media de la UE y la zona euro. Así, el combustible Euro-Súper 95 se sitúa en 1,421 euros y 1,455 euros, respectivamente, mientras que el litro de gasóleo cuesta de media 1,340 euros en la UE y 1,335 euros en la eurozona.

El menor nivel de precios finales con respecto a los países del entorno se debe a que España, pese a las subidas del IVA, a los mayores impuestos y a los gravámenes al biodiésel, sigue contando con una menor presión fiscal, en general, que la media comunitaria.