Menú Buscar
El diseñador Custo Dalmau con la modelo Sofia Zamolo / INSTAGRAM

Custo Barcelona se reorganiza para volver a crecer

Los duros ajustes de los últimos años empiezan a dar sus frutos

24.04.2017 00:00 h.
4 min

La compañía Blue Tower y su filial Blue Retail, titulares de las tiendas y de la afamada marca Custo Barcelona, están estudiando su fusión, con el propósito de comprimir gastos y ganar eficiencia interna. Esta es la postrera medida que el grupo acomete para adaptar su estructura a las circunstancias del mercado y lanzarse otra vez a la expansión.

Los resultados ya empiezan a palparse. Las ventas, que arrastraban varios años de persistente declive, se mantuvieron el año pasado en torno de los 15 millones de euros, de los que 5 millones fueron aportados por las filiales de EEUU e Italia. Un lustro atrás, el giro había tocado la cumbre al encaramarse hasta los 43 millones. La diferencia entre ambos registros da idea de la dureza de los problemas que ha atravesado la entidad.

Custo Barcelona tiene fijada su sede central en El Prat de Llobregat (Barcelona). A fin de paliar sus dificultades financieras, en 2015 pactó con los bancos un nuevo calendario de pagos más benigno para la devolución del pasivo financiero, cifrado en 15,3 millones. Gracias a tal acuerdo, los vencimientos se han alargado hasta 2022 y 2025, con un periodo de carencia. El grueso de dicha deuda procede de la adquisición de una emblemática tienda en Nueva York. La empresa se desprendió de ella en 2014.

Poda comercial

Blue Tower articuló varios cambios en su estrategia comercial, con el objetivo de conjurar la crisis de las ventas. Su apuesta aboga por una doble vía: el comercio electrónico y las tiendas propias, en detrimento de las multimarca, debido a que los plazos de cobro son más cortos y la morosidad, menor.

Otra iniciativa consistió en dar salida, por medio de outlets, comercios temporales e internet, a las colecciones de temporadas pasadas, que antes se desechaban. Por último, hace cuatro años llevó a cabo una colocación masiva de 300.000 prendas en los supermercados Lidl, a precios muy reducidos. Se trató de un lanzamiento único, pero con la marca Growing.

La falta de rentabilidad de varios establecimientos obligó a clausurarlos. En 2013, la red comercial de Custo se componía de 44 locales repartidos por una decena de ciudades españolas, cuatro países europeos y cinco americanos, más Dubai y Arabia Saudita.

El entramado se limita ahora a 15 tiendas en España, sendos establecimientos en Niza, Roma y Las Vegas, más las franquicias de Caracas e Isla Margarita. También se recortó la plantilla. Las 260 personas que la integraban en 2011 han descendido a sólo 80.

Precedentes exitosos

La historia de Custo Barcelona es relativamente reciente. Se remonta a los primeros años ochenta del siglo pasado. Por esas fechas aborda sus primeras singladuras merced al impulso de los hermanos Custodio y David Dalmau Salmons, accionistas al 50%.

El despegue definitivo de la marca acaece en 1997, al ser invitada a la prestigiosa New York Fashion Week. Las camisetas de Custo son de diseño atrevido y original. Sus mezclas innovadoras de grafismo, color y tejidos, causan furor entre los jóvenes. Y pronto se sitúan en el rango alto del lujo.

Los éxitos de la casa brindan también una cara adversa. No es otra que la constante imitación y falsificación de sus prendas. Un ejército de abogados se ocupa de combatir la piratería de sus colecciones, sobre todo en China.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información