Un sindicato de profesores reclama la enseñanza bilingüe progresiva

AMES reclama la posibilidad de elegir una opción distinta a la inmersión lingüística en catalán

5 min
Una imagen de escolares catalanes que, como señala el sindicato AMES, no puede elegir el idioma vehicular / EFE

El sindicato AMES (Acción para la Mejora De la Enseñanza Secundaria) ha enviado una carta a la Consejería de Enseñanza en la que solicita que el modelo de preinscripción escolar ofrezca la posibilidad de elegir entre una enseñanza bilingüe progresiva (catalán y castellano) y el actual modelo de la inmersión en catalán. La campaña de preinscripción (Primaria y ESO) en Cataluña tendrá lugar del 23 de marzo al 4 de abril de 2017.

Según explica AMES en un comunicado, “el objetivo básico de la educación obligatoria, la que reciben los niños y los adolescentes entre los seis y los 16 años, es prepararlos para la vida de adulto. En una sociedad bilingüe, como es la catalana, la mejor manera de conseguirlo es posibilitar que los niños, al empezar su escolarización obligatoria, la puedan iniciar en su lengua materna, sea esta el catalán o el castellano, y, progresivamente, ir incorporando la otra lengua cooficial. Este es el llamado modelo bilingüe progresivo”.

El objetivo

Según explican, el objetivo es conseguir que todo el alumnado, al final de la enseñanza obligatoria, domine bien tanto el catalán como el castellano y, en la medida de sus capacidades, que alcance el mejor nivel de inglés posible. “Esto es lo que se hace en la mayoría de los países que tienen dos lenguas cooficiales.

Actualmente, en Cataluña no se ofrece a los padres la posibilidad de pedir para sus hijos una enseñanza en la que el castellano, junto con el catalán, también sea lengua vehicular. Según el derecho de opción lingüística que establece la disposición adicional 38 de la Ley Orgánica 8/2013 de 9 de diciembre, que modifica y complementa la Ley orgánica 2/2006, de 3 de mayo, los padres tienen este derecho y una normativa autonómica no puede quitárselo.

El incumplimiento de la obligación de ofrecer dos opciones lingüísticas por parte de un gobierno autonómico está regulado por el Real Decreto 591/2014, de 11 de julio, mediante la compensación de los costes de escolarización en un centro privado. “Lamentablemente, para los padres que no quieren, o no pueden, llevar a sus hijos a un centro privado, sino que los quieren llevar a un centro público o concertado de su barrio, esta normativa oficial les impide ejercer ese derecho. Por ello, consideramos que se debería modificar el modelo oficial de preinscripción, en el sentido de ofrecer la posibilidad de elegir entre una enseñanza bilingüe, donde tanto el castellano como el catalán sean lenguas vehiculares, y el actual modelo, donde sólo el catalán es lengua vehicular”, afirma el sindicato.

Escaso apoyo a la inmersión

En una encuesta que se hizo en 2015 sobre las preferencias respecto al modelo lingüístico a seguir en la enseñanza, salió que únicamente un 14,4% de los entrevistados era partidario de continuar con el modelo de la inmersión lingüística en catalán, en el que sólo se puede utilizar esta lengua en la escuela, mientras que un 33,8% de los encuestados prefería que en la enseñanza obligatoria, se utilizara tanto el catalán, como el castellano y, de forma equilibrada, también el inglés; y un 28,2% preferían una educación bilingüe con "la mitad en castellano y la otra mitad en catalán”.

Asimismo, este colcctivo recuerda que en el informe “Análisis de los resultados de PISA 2015 en Cataluña” presentado este año se observa que los alumnos catalanes que son castellanoblantes, comparados con sus compañeros catalanohablantes, suspenden el doble en matemáticas, los triplican en cuanto a repetir un curso, y son nueve veces más numerosos entre los que repiten dos o más cursos.

Comentar
Antoni Ferret 13/03/2017 - 17:47h
1) L'objectiu "que todo el alumnado, al final de la enseñanza obligatoria, domine bien tanto el catalán como el castellano" existeix, i es compleix més o menys. / 2) El caràcter de llengua minoritària del català i el caràcter de llengua universal del castellà, fan que el català hagi de ser protegit políticament, per tal de garantir la seva continuïtat històrica. Els elements d'aquesta protecció són tres: l'escola, la televisió autonòmica i l'administració pública (excepte el fet de contestar en la mateixa llengua que la pregunta). Aquestes tres instàncies NO poden ser bilingües.
leborgne 13/03/2017 - 23:58h
Queda claro que al comentarista sr. Ferret le importan un bledo los derechos de las personas, que a tenor de su razonamiento deben estar siempre subordinados a los presuntos derechos (?) de las lenguas, no se sabe por qué...
¿Quiere hacer un comentario?