El casero de la anciana fallecida en Reus había pedido el desahucio por impago

El ayuntamiento de la localidad abonaba el recibo del agua de la mujer, que sufrió durante años la desatención de su familia

4 min
Piso afectado por el incendio de la calle Santa Anna, donde murió la anciana / EFE
Carlos Quílez @carlosquilezl
23.11.2016 00:00 h.

El abogado tarraconense Joan Carles Pijoan, propietario del piso 2º B de la calle Santa Anna número 18 de Reus (Tarragona), pidió el desahucio de la inquilina por impago. Era la anciana que murió la semana pasada por inhalación de humo fruto de un incendio en el domicilio.

Hacia meses que Pijoan no cobraba el alquiler y, poco antes del verano, acudió al juzgado para expulsar a la anciana y recuperar el piso. El ayuntamiento de la localidad abonaba el recibo del agua de la fallecida, que sufrió durante años la desatención de su familia. Pero nadie pagaba las facturas de Gas Natural Fenosa, que cortó el suministro en la antesala de la fatalidad.

El próximo jueves, Pijoan declarará ante el juez de Reus que investiga las circunstancias en que se produjo la muerte de esa mujer de 81 años.

Familia dividida

Crónica Global ha podido saber que la familia de la víctima, que murió en el incendio provocado por unas velas que utilizaba al haberle sido cortado el suministro eléctrico por impago, desatendió a la anciana a pesar de que era evidente su estado de precariedad económica.

Esa necesidad pecuniaria y asistencial no era algo desconocido. Todo lo contrario. Lo sabían los vecinos, lo sabía el propietario que, sin embargo, se limitó a instar el desahucio y lo sabía el Ayuntamiento de Reus, que desde hacía meses le pagaba el recibo mensual del agua corriente.

Desatendida

La anciana fue víctima de una compleja situación familiar. Para empezar, la hija de la fallecida arrastra problemas personales graves que le llevaron a dar en adopción a su hija (nieta de la fallecida). La nieta era la que, a priori, debía atender a la abuela, pero, según fuentes próximas a la anciana, no fue así. La joven, que vive en Girona, se dejaba ver muy poco por casa de la anciana a pesar de que ésta le confería la gestión de su pensión mensual.

La madre adoptiva de la nieta tampoco se ha implicado en corregir o atender la situación personal y económica de la anciana.

Muchos responsables

Con todo ello, la CUP ha presentado una denuncia contra la compañía eléctrica por el corte del suministro por impago.

Quizá ahora lo que conviene saber es: ¿Por qué el Ayuntamiento de Reus, si conocía esa situación de precariedad económica, sólo le pagó el recibo del agua? ¿Por qué el propietario sólo se preocupó de cobrar y ahora de recuperar el piso? ¿Puso la información de que disponía en manos de los servicios sociales para que su caso hubiera sido atendido en su globalidad? ¿Por qué la familia de la anciana se limitó a una manifiesta dejación respecto a la situación de abandono que sufría la mujer?

¿Quiere hacer un comentario?