Puigdemont y Junqueras practican la agitación antiempresarial

Los líderes independentistas radicalizan sus discursos ante un sector que reclama diálogo, coincidiendo con el desembarco de tres ministros en Cataluña

3 min
El presidente Carles Puigdemont (d) con el lendakari vasco Iñigo Urkullu / RUBÉN MORENO

Jornada frenética en la política catalana. Las agendas políticas y mediáticas rozaron el overbooking, pues a los compromisos habituales de partidos e instituciones, se sumó el desembarco de tres miembros destacados del Gobierno central: Soraya Sáenz de Santamaría (vicepresidenta), María Dolores de Cospedal (Defensa) y Rafael Catalá (Justicia). Casualidad o no, la presencia de tres ministros en la recta final del procés se tradujo en discursos subidos de tono, irrespetuosos incluso, por parte del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y del vicepresidente, Oriol Junqueras.

Que habría agitación tras el anuncio de la fecha y pregunta del referéndum era algo previsible, pues se trata de compensar la falta de rigor de esa convocatoria con el agitprop. Pero ayer, 19 de junio, Puigdemont y Junqueras desafiaron a un sector empresarial que exige más diálogo y menos vías unilaterales. La burla del líder de ERC se produjo en territorio empresarial, es decir, en la Cámara de Comercio de Barcelona. Mientras que Puigdemont lo hizo de forma indirecta, utilizando su reunión con el lehendakari vasco, Íñigo Urkullu, para rechazar la vía del pacto presupuestario con el Gobierno que ha utilizado el PNV y que los empresarios prefieren al referéndum.

Afrenta a las víctimas de ETA

No obstante, la principal afrenta del presidente catalán fue con las víctimas del terrorismo, al comparar el proceso secesionista con la lucha contra ETA. “Si no fuera por la persistencia de muchas personas, también anónimas, este combate [contra ETA] no se hubiera ganado. En unos años diremos lo mismo: que hemos conseguido lo que el pueblo de Cataluña se ha propuesto porque persistimos, porque no nos resignamos y porque no renunciamos", dijo con motivo del 30 aniversario del atentado de Hipercor.

junqueras camara comercio

Oriol Junqueras, vicepresidente de la Generalitat, durante su discurso ante empresarios

Por su parte, Junqueras menospreció las preguntas formuladas por los empresarios durante un almuerzo organizado por la Cámara de Comercio. A las cuestiones sobre la incertidumbre que provoca el procés o la petición de que haya negociación con el Gobierno, pero al estilo PNV, no para celebrar un referéndum, el número dos del Ejecutivo catalán habló de ciencia, religión, física cuántica y filosofía griega. El aforo enmudeció, muy al contrario que en las Jornadas del Círculo de Economía celebradas en Sitges (Barcelona), donde se visualizó el favor que todavía tenía entre un empresariado que siguió atento su discurso, más presidencial que el que pronunció Puigdemont en el mismo foro.

¿Quiere hacer un comentario?