La tercera vía del Astut

Ramón de España
4 min

El pobre Artur Mas ya no sabe qué hacer para mantenerse en el candelero. Hace unos días, se fue a Madrid a pronunciar una conferencia y se sacó de la manga su propia tercera vía: a estas alturas del curso, urgió al Gobierno español a hacer alguna oferta al catalán que se sitúe a medio camino entre la independencia y dejarlo todo como está. Sorprendentemente, el Gobierno central se tomó en serio la propuesta de alguien que ya no pinta gran cosa, pero aspira a volver a pintarlo todo, y ya estamos todos hablando de contactos secretos entre ambas partes. ¿Vuelve la Operación Diálogo? Si es así, ¿en qué va a consistir ese diálogo si una parte quiere hablar de todo menos del referéndum y la otra solo quiere hablar del referéndum?

Puede que para Puigdemont y Junqueras el referéndum sea de obligada celebración, pero algo me dice que para el Astut no lo es tanto: lo prioritario aquí es situarse de nuevo donde (cree que) se merece

Tengo la impresión de que todo esto es una jugada del Astut para intentar recolocarse en el futuro más próximo. Este hombre siempre ha tenido una prioridad pública (Cataluña) y una privada (su medro personal). Como converso reciente al soberanismo, la independencia de la patria se la pela y solo le ha servido para darse aires de grandeza. Sigue sin superar la jubilación anticipada que le gestionó la CUP y se considera mucho más listo que ese señor de GIrona al que colocó a dedo de presidente para que le conservara la poltrona caliente mientras él laboraba sin tasa para regresar a la primera línea. Puede que para Puigdemont y Junqueras --por no hablar de las chicas de la CUP-- el referéndum sea de obligada celebración, pero algo me dice que para el Astut no lo es tanto: lo prioritario aquí es situarse de nuevo donde (cree que) se merece. Aunque sea lanzando propuestas de negociación que no le corresponden como has been de la política. Lo ha hecho como lo hace todo, sin pedir permiso al jefe, de la misma manera que se presenta sin avisar en todo tipo de actos en los que la estrella es su sucesor para amargarle la fiesta. Y encima, ese sucesor, como echa tremendamente de menos los xuxos de su ciudad natal, se le quita de en medio descartándose como aspirante a un segundo mandato.

Ya en su momento, mangoneó con Rodríguez Zapatero a espaldas de Maragall, y ahora está dispuesto a hablar con quien haga falta para mantenerse en el mundo de la política. Le creo capaz de pedir una reunión mano a mano con Rajoy para decirle que confíe en él, que Cocomocho y el Junqui son unos chisgarabises muy poco fiables, que están conduciendo a los catalanes hacia el desastre. Posible subtexto de la tercera vía del Astut: cambio independencia imposible por autonomía mejorada dirigida por mí.

Artículos anteriores
¿Quién es... Ramón De España?
Ramón de España

Ramón de España (Barcelona, 1956). Autor de nueve novelas y una docena de ensayos, ascendió de las covachas del underground (Disco Exprés, Star, a finales de los 70) hasta los palacios del 'mainstream' (El País, donde colaboró ampliamente en los 90). Actualmente ejerce de columnista habitual en El Periódico de Catalunya y el semanario Interviú. Escribió y dirigió un largometraje en 2004, 'Haz conmigo lo que quieras', y aunque lo nominaron a los Goya, esta sociedad hostil no le ha dejado volver a ponerse detrás de una cámara (pero él insiste). Sus recientes ensayos sobre el 'prusés' y sus circunstancias, El manicomio catalán (2013) y El derecho a delirar (2015), lo han convertido en un personaje de referencia de la disidencia irónica.

Comentar
tobermory 21/02/2017 - 13:34h
Para que haya una negociación que se pueda llamar así, se me ocurren algunas condiciones. 1) Un objeto claro que no sea puro delirio novelesco, por muy compartido y sentido que sea, sobre el que entablar las negociaciones. 2) Dos grupos de negociadores que estén en disposición de saber claramente lo que quieren y que hayan llegado a un acuerdo previo entre ellos sobre los resultados que quieren obtener de la negociación 3) Que ostenten una representación eficaz que les permita firmar acuerdos, o no, en nombre de sus representados. Sería también muy conveniente que los negociadores acudan a las reuniones ya meados y lloriqueados de casa, y con los pañales cambiados. Con las cosas de negociar bien claritas, y como representantes indiscutidos e indiscutibles de cada una de las partes.
tobermory 21/02/2017 - 13:40h
Si estos requisitos mínimos solo los cumple una de las partes ¿que mierda de negociación es ésta sobre la “tercera vía” que Mas se ha sacado de la entrepierna en una conferencia para promocionarse a si mismo como presidente de una Gene con las ruedas recauchutadas?. El grupo de negociadores de Madrid con Soraya aquí en su despachito y un equipo bien engrasado, aunque no lo parezca, bajo la superior batuta de don Mariano y dentro de los limites claros que le permite la constitución de todos como presidente del gobierno del estado. Pero ¿quienes son y a quienes representan los interlocutores de la segunda parte contratante?. Veamos, está Puigdemont, que es un pato rengo, que dicen en los USA, por voluntad propia, dice él, y que cuando se sube al machito solo sabe decir gansadas o ponerse en plan patoso con el caballito de cartón y la espada de madera, o peor aún, como tiralevitas de Mas. Cero patatero, que decía el otro.
tobermory 21/02/2017 - 13:47h
Está el susodichísimo cuyos únicos poderes son una ambición personal sin límites, un arrojo temerario con los intereses de los demás y ser el hereu putativo del patriarca Pujol y el mandamás del menguante PDECat (o como se llamen) además de tener la tutela “ideológica” de Cocomocho para que apechugue con la firma de cualquier convocatoria electoral, ya sea legal de verdad con todas las garantías del estado de derecho, o ilegal como el sucedáneo de referéndum ése que dicen que van a convocar para poco después del solsticio de verano, coincidiendo con el corro de la patata anual y la recogida festiva de la ubérrima cosecha de calabazas. Y está el vicepresidente Junqueras, que corta el bacalao en ERC, que es un sindiós ni patria (solo la mía, que la vuestra es una paparrucha de ficción) ni rey, y está más que dispuesto (a astuto “ruiz” ladino perspicaz) a comerse con patatas a los votantes desorientados y divididos del PDECat a la primera de cambio.
tobermory 21/02/2017 - 13:55h
Coco y Junqui, dicen estar “juramentados” con Anna, para que se celebre el referéndum imposible. Junqueras lo ha jurado por Snoopy y por el pueblo catalán de Cataluña al que dicen representar aunque no lleguen ni al cuarto y mitad. Si la independencia de la patria se la pela, imagino que el referéndum se la sudará aún Mas. 9 de cada 10 dentistas recomiendan negociar con el paciente antes de trastearle la piñata, pero 10 de cada 10 pacientes reclaman la libre elección del dentista, así que la única salida que le veo a éste proceso kafkiano es que haya unas elecciones de verdad cuanto antes para que podamos salir todos votando de esta fase chunga de estadito fallido, que es bastante peligrosa. Yo lo entiendo así, pero mi muñeca, no. En fin, que lo único que tengo claro es que ya he vuelto a pasarme con los canutos y con la gimnasia sueca, pero cuando la cosa ya está en pantalla, tiene que partir. Ahí va. Saludos.
¿Quiere hacer un comentario?