El Festival Grec de Barcelona revive la relación creativa entre Ferrán Adrià e Hiroshi Ishida

El Mercat de les Flors acoge una obra de teatro en la que la fusión entre Japón y el Mediterráneo es la verdadera protagonista

4 min
El chef catalán Ferran Adrià, en una imagen de archivo / CG

El Festival Grec de Barcelona revive la relación creativa del cocinero Ferran Adrià con el japonés Hiroyoshi Ishida en la obra de teatro El tigre de Yuzu. Se podrá ver en el Mercat de les Flors desde este lunes y hasta el próximo miércoles. Representa lo que fueron el Mibu y El Bulli, dos de los restaurantes más conocidos del chef catalán, para el cocinero japonés. La fusión entre el Mediterráneo y Japón es la verdadera protagonista del espectáculo.

El director de la obra teatral, Roger Julià, ha explicado que une "budismo, arte y música". De esta forma, plantea cuál es la fina línea entre la cocina y el arte.

Diversos emplazamientos

Con cinco actores occidentales y tres japoneses, el espectáculo se emplaza en aeropuertos, en el espacio metafórico de las mentes de Adrià y Ishida y por numerosos rincones que ambos han recorrido a lo largo de su vida culinaria. Todo ello se recoge en un espacio minimalista.

Julià ha avisado de que la obra no tiene como mero protagonista a la cocina: "Busca la felicidad y la razón de ser". “La cocina es el lugar, pero no es el fondo de la obra”, ha añadido. El espectáculo versa sobre el "destello de creatividad y superación personal" de ambos cocineros. También del "diálogo entre ellos y sobre todo de la fusión gastronómica y cultural entre Japón y el Mediterráneo".

Icono gastronómico

Ferran Adrià ha comentado que hace 15 años "no se podría haber realizado porque la gente no sabía ni donde estaba Japón", Para el cocinero de L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona) el contexto era muy difícil de explicar: "Es un icono brutal en el mundo de la gastronomía".

"Es la primera vez que de una manera importante la cultura gastronómica occidental dialoga con la japonesa". En Barcelona, "la cocina de Japón era sushi y sashimi", ha añadido Adrià.

El japonés, "sorprendido"

Por su parte, el otro protagonista, Hiroyoshi Ishida, ha indicado que cuando conoció a Adrià fue "un momento inolvidable" y que vio en su mirada "un tono nostálgico". A través de la cocina del catalán pudo "conocer su país y cultura".

Con una trayectoria de más de 50 años, el chef japonés ha asegurado que se quedó "sorprendido" cuando vio a Adrià, ya que apreció en él "un sueño y una fantasía". "Me marcó un antes y un después en mi forma de pensar y coicinar", ha sentenciado.

¿Quiere hacer un comentario?