El nuevo dueño del hotel Le Méridien se lleva la sede a Madrid

El alojamiento tiene categoría 5 estrellas y playa privada

4 min
le meridien hotel barcelona madrid
Gonzalo Baratech @GBaratech
05.10.2016 00:15 h.

Cataluña pierde el cuartel general de otra importante empresa. La compañía RA Hotels, propietaria del espectacular Le Méridien Ra Beach Hotel & Spa, de El Vendrell (Tarragona), acaba de trasladar su domicilio social desde la avenida Diagonal de Barcelona a la calle Príncipe de Vergara de Madrid.

La mudanza se debe al cambio de manos del establecimiento, adquirido hace poco por un fondo de inversión de Estados Unidos, tal como avanzó Crónica Global a finales de septiembre.

Además de adoptar la nueva sede en la meseta, el flamante propietario de Le Méridien ha modificado el órgano que gestiona la sociedad dueña del recinto. El nuevo administrador único es Pedro Alfonso Valadés Cabello. Hasta ahora, RA Hotels se regía por un consejo presidido por Enric Reyna Martínez, con su hijo Enric Reyna Benabarre como consejero delegado.

El establecimiento luce categoría de 5 estrellas, consta de 143 habitaciones y está situado en primera línea de mar de la costa Daurada, con playa privada incluida. Se inauguró 13 años atrás y su plantilla se compone de 135 personas.

Durante un largo periodo, el negocio fue deficitario y llegó a acumular 26 millones de pérdidas. Pero en 2015, sus cuentas prácticamente lograron el equilibrio y en 2016 ya registró sus primeros beneficios, cifrados en 314.000 euros. El hotel ingresó el pasado ejercicio casi 11 millones. El complejo tiene un valor bruto de 30 millones, del que hay que deducir cargas hipotecarias por 15 millones.

Enric Reyna Martínez, de 75 años, es un hombre hecho a sí mismo. Figura entre los empresarios que participaron en la fundación de la Asociación de Promotores de Barcelona en 1969, rebautizada recientemente como Asociación de Promotores de Cataluña.

Presidió dicha organización durante casi 35 años, desde diciembre de 1977 hasta octubre de 2012, cuando anunció que dimitía para dedicarse en cuerpo y alma a sus negocios inmobiliarios –que estaban a punto de dar las últimas boqueadas– y hoteleros. No fue el único cargo que dejó. También renunció a los puestos que ocupaba en la Feria y la Cámara de Comercio de Barcelona.

A raíz de su cese en la Asociación de Promotores, las fuerzas vivas de Cataluña, con Artur Mas, Jordi Pujol y Xavier Trias al frente, le tributaron un homenaje en la Casa Lonja de Mar al que asistieron 250 invitados. Pocas semanas después del festejo, Enric Reyna llevaba al juzgado los libros contables de sus sociedades promotoras para declararlas en suspensión de pagos, con deudas conjuntas de 80 millones. Las compañías inmobiliarias de Reyna están hoy inactivas y en proceso de liquidación. Antes del fallido, previsoramente desgajó de su holding las filiales hoteleras, que poseen vida propia.

Tras la venta de Le Méridien, la cartera hotelera de Reyna se reduce a cuatro instalaciones: Four Points by Sheraton, Amrey Diagonal y Amrey Sant Pau, los tres en Barcelona; y Hostal Lami, de Esplugues de Llobregat.

¿Quiere hacer un comentario?