La farmacéutica Ferrer roza los 600 millones de giro

Reparte casi 10 millones de dividendo

3 min
Sede de la farmacéutica Ferrer en Barcelona / CG
Gonzalo Baratech @GBaratech
02.12.2016 00:00 h.

Grupo Ferrer Internacional forma parte del compacto y selecto ramillete de industrias del fármaco catalán, junto con Almirall, Esteve y Uriach. Pero a diferencia de estas tres últimas, el capital de Ferrer está en una sola mano, la de Sergio Ferrer-Salat Serra di Migni. Para ser más precisos, salvo un lote del 1% que obra en poder de José Vilarasau Salat, expresidente de La Caixa y tío segundo de Sergio Ferrer-Salat.

Grupo Ferrer creció el último ejercicio un 7% y alcanzó un volumen de negocio consolidado de 598 millones de euros, gracias sobre todo a la buena marcha del negocio exterior, que creció un 10% y aporta ya cuatro de cada diez euros de ingresos.

El flujo de caja subió a 35 millones, con alza del 12%. El beneficio consolidado final pasó de 5,5 a 8,4 millones. Se aplicó íntegramente a reforzar los recursos propios, que alcanzan los 281 millones, contra un pasivo bancario de 230 millones. Pero de forma paralela, la compañía repartió dos dividendos durante el ejercicio, por un importe conjunto de 9,8 millones, con cargo a las reservas acumuladas. La tesorería de la casa alcanza los 70 millones.

Grupo Ferrer está compuesto por 56 empresas, 29 de las cuales están repartidas por Europa, América y Asia. Veintidós arrojaron resultados positivos y el resto se movió en terreno negativo.

El consejo de administración está presidido por Sergio Ferrer-Salat, más Jorge Ramentol Massana (director general), Juan Fanés Trillo y José Vilarasau.

El sector del fármaco se ha visto muy afectado durante la pasada crisis, algunos de cuyos efectos todavía persisten. Además del estrechamiento de los márgenes, las industrias han tenido que pechar con la reducción del gasto público. En junio de 2010, el Gobierno aplicó un descuento del 7,5% sobre el precio de venta de los medicamentos sujetos a financiación pública. A finales de 2011, se aplicó una poda adicional del 7,5% para determinados productos. Además, se reforzaron las medidas de control del gasto farmacéutico y se dejaron de financiar diversas especialidades.

¿Quiere hacer un comentario?