Casimiro Molins cumple hoy 71 años como consejero de Cementos Molins

Bate todos los récords de longevidad al frente de una empresa

2 min
Casimiro Molins, con la fábrica de Cementos Molins de Sant Vicenç dels Horts (Barcelona) de fondo / FOTOMONTAJE DE CG
Gonzalo Baratech @GBaratech
15.11.2016 00:00 h.

Casimiro Molins Ribot, benemérito empresario que en enero soplará 97 velas, cumple hoy 71 años como miembro del consejo de administración de Cementos Molins, la mayor empresa catalana del ramo que todavía pertenece a la familia fundadora. Ningún otro integrante de órganos de gobierno de sociedades cotizadas en bolsa alcanza una supervivencia tan dilatada como la suya.

Don Casimiro fue nombrado consejero de la firma tal día como hoy, pero en la lejana fecha de 1945, es decir tres meses después de que concluyera la II Guerra Mundial. Hacía trece años que su padre Joaquín Molins Figueras había constituido la empresa.

A lo largo de un periodo tan extenso, Casimiro Molins ha vivido todo tipo de vicisitudes. Acaso una de las más peliagudas fue el desembarco como accionista del grupo francés Lafarge. Éste se hizo subrepticiamente con el 41% del capital y pretendía alzarse con el santo y la limosna. Con tal fin porfió muchos años.

Pero enfrente se encontró con la granítica resistencia y unión de la familia Molins, que afrontó con firmeza las asechanzas del invasor foráneo y logró finalmente ahuyentar el peligro.

Casimiro Molins es padre de seis hijos y tiene 24 nietos, además de una creciente colección de bisnietos. Durante su fecunda e inacabada carrera empresarial, fue secretario del consejo de la cementera entre 1942 y 1976. Ejerció de consejero delegado entre 1972 y 1991. Y en 1986 asumió la presidencia, que aún sigue desempeñando.

Asimismo ocupó otros relevantes cargos. Encabezó el equipo que tomó las riendas de Banco Atlántico en 1961 y presidió su consejo hasta 1983. También fue consejero de Banco Popular desde 1987 hasta abril de 2011, cuando presentó la renuncia.

¿Quiere hacer un comentario?