Bimbo no levanta cabeza y pierde 37,3 millones

Los quebrantos desde 2009 suman 221 millones

3 min
Daniel Servitje, director general del Grupo Bimbo, en una imagen de archivo / CG
Gonzalo Baratech @GBaratech
11.11.2016 00:00 h.

La dirección del fabricante de pan de molde Bimbo en España ha confeccionado un presupuesto para 2016 que prevé un “ligero crecimiento de la actividad”. Ello será factible siempre y cuando se cumpla una doble condición. Primera, que la situación económica general no empeore. Y segunda, que los precios de las materias primas no experimenten oscilaciones.

Si Bimbo consigue el suspirado incremento de su cifra de negocio, dejaría atrás una larga fase de declive. El año pasado, la empresa facturó 269 millones de euros, con baja de un 2%. De esa cantidad, 8 millones correspondieron a la muy deficitaria subsidiaria de Portugal.

El récord de la casa se marcó en 2003, con 423 millones. Desde entonces, año tras año, las ventas se han batido en retirada hasta dejarse por el camino un 36%.

La marcha del giro en los últimos tiempos vino acompañada de una flexión preocupante de los resultados. En 2015, las pérdidas antes de impuestos se dispararon desde 21,7 a 37,3 millones. Tal empeoramiento obligó a la casa matriz mejicana a inyectar fondos frescos a su filial por valor de 40 millones, a fin de mantenerla a flote. Dicho importe se añade a otros 32 millones que ya le había aportado en 2014.

Bimbo viene arrojando desde 2009, de forma consecutiva, números rojos que ascienden a un monto total de 221 millones.

La firma comercializa en la península ibérica más de un centenar de referencias de las marcas Bimbo, Silueta, Ortiz, Martínez, Eagle, Bony, Pantera Rosa, Tigretón, Thins, Oroweat y Thomas. Su plantilla se redujo el año pasado de 618 a 559 personas; desde 2010, han salido de la casa medio millar de empleados.

La compañía pasó a la órbita del grupo mejicano Bimbo en 2011, tras permanecer en el regazo del gigante estadounidense Sara Lee desde 2001. La apuesta de los mejicanos por el mercado peninsular se redobló el año pasado, cuando se hicieron con Panrico, que giraba en la órbita del fondo buitre Oaktree, por 190 millones.

El acuerdo excluyó el pan de molde de Panrico para evitar el veto de las autoridades de competencia. Panrico aporta las emblemáticas marcas Donuts, Donettes, Bollycao, La Bella Easo, Eidetesa y Qé!

La marcha de Panrico no difiere de la de Bimbo. El año pasado registró un quebranto de 2,4 millones, con unos ingresos de 349 millones. Desde 2006, el saldo negativo embalsado se eleva a la bagatela de mil millones.

¿Quiere hacer un comentario?