Menú Buscar
Una persona montando en kayak / UNSPLASH

Zonas para praticar kayak en Cataluña

Desfiladeros, embalses y mares de esta región permiten ponerse al día en este deporte en plena naturaleza

21.08.2019 11:14 h.
5 min

Sea invierno o verano, hay zonas acuáticas en las que se puede practicar kayak tanto para relajarse en un pantano como para adentrarse en el mar o hacer una ruta atravensado un río en medio de un desfiladero.

En las principales provincias de Cataluña hay varias áreas en las que puede practicarse este deporte de aventura solo o en parejas para distribuir el esfuerzo al remar. Y hay espacios en los que quedar cautivados que van desde zonas rodeadas de naturaleza hasta embalses que llegan a cubrir por completa una antigua iglesia de la que solo asoma el campanario.

De Vinebre a Móra por el Ebro

El río Ebro, a su paso por Cataluña, cuenta con zonas en las que practicar kayak. Una de las rutas más recomendadas es la que va de Vinebre a Móra d'Ebre, ambos municipios de Tarragona: de hecho, es la mejor valorada por los usuarios que usan la web de actividades al aire libre de Wikiloc.

Este recorrido no está exento de zonas de pura naturaleza como el desfiladero del Pas de l'Ase con grandes montañas y vegetación que rodean a aquellos usuarios que pasan por esta parte practicando kayak o la desembocadura del río Ciurana que aparece durante el trazado de esta ruta.

Congosto de Mont-rebei

Entre Lleida y Huesca se encuentra el desfiladero de Mont-rebei, un paraje que puede recorrerse en rutas de senderismo o en kayak a través del embalse de Canelles, una zona de aguas tranquilas que se ubica en una reserva natural en la que verse rodeado de fauna y flora autóctona como nutrias y quebrantahuesos.

Echando un vistazo arriba se pueden contemplar las ermitas de la Pertusa y Santa Quiteria en las alturas. Y tras llegar al desfiladero, en él es posible navegar a través de paredes verticales de roca que impresionan al estar separadas por apenas 20 metros.

El Congosto de Mont-rebei se puede atravesar en kayak / PIXABAY
El congosto de Mont-rebei se puede atravesar en kayak / PIXABAY

Embalse de Sau

Este embalse ubicado en el término municipal de Vilanova de Sau, provincia de Barcelona, es una de las zonas más llamativas para practicar kayakismo. El pantano es un área de aguas calmas que cubre el antiguo pueblo de San Román de Sau. Y al navegar por esta parte se puede ver y pasar junto a la antigua torre del campanario del templo.

Todo ello en una vasta capa de agua (cuando el embalse está lleno) que se ve rodeada por diferentes formaciones montañosas y bosques. Una zona que se puede visitar cuando el pantano en las épocas de sequía para poder ver la misma iglesia pero esta vez sin navegar junto a su torre.

En el Pantano de Sau se puede pasar en kayak junto a la torre de la antigua iglesia / CREATIVE COMMONS 4.0 -  SUPERMAKOKI
En el Pantano de Sau se puede pasar en kayak junto a la torre de la antigua iglesia / CREATIVE COMMONS 4.0 - SUPERMAKOKI

Cabo de Creus 

La Costa Brava es uno de los espacios que ofrece la posibilidad de practicar kayakismo estando en pleno mar Mediterráneo y teniendo al alcance un emplazamiento tan único como es el cabo de Creus. Una elevación de tierra y paisajes verdes que es el punto más oriental de la península y que está llena de rocas que se sumergen en el agua.

Y en torno a este cabo es posible encontrar diferentes calas que se encuentran repartidas a lo largo de la Costa Brava en las que ver paisajes marinos y terrestres y en las que es posible realizar una parada para descansar o almorzar. Además es posible encontrar diversas compañías que ofrecen también la posibilidad de practicar snorkel en dicha zona acuática.

Gola de Migjorn

Cerca de Sant Jaume d'Enveja se encuentra la Gola de Migjorn una de las desemboacaduras del río Ebro en las que es posible transitar en kayak para ver su playa, visitar la Isla de Buda o la laguna de la Alfacada mientras se puede observar una fauna que destaca por contar con una extensa variedad de tipos de aves.

Un recorrido que se caracteriza por contar con unas aguas calmadas y fáciles de navegar para todo tipo de usuarios. Además, estas son zonas con poca afluencia de personas, lo que posibilita el disfrutar de las playas y la naturaleza colindante con tranquilidad y sin bullicio.