Menú Buscar
Señal de la Zona de Bajas Emisiones de Barcelona / AMB

Barcelona vive el primer día laborable con la nueva Zona de Bajas Emisiones

La medida contra la contaminación provocada por el tráfico rodado impide la circulación de unos 50.000 vehículos por la capital de Cataluña y sus alrededores

3 min

La Zona de Bajas Emisiones (ZBE) de Barcelona​ se activó de forma oficial el primer día de 2020. Sin embargo, esta medida de restricción del tráfico --que afectará a unos 50.000 vehículos, según las estimaciones oficiales-- no se aplica durante los festivos, por lo que su puesta en marcha efectiva es el jueves 2 de enero, primer día laborable del año, tanto en la capital catalana como en varios municipios cercanos. 

El área que se enmarca dentro de la Zona de Bajas Emisiones tiene una extensión de 95 kilómetros cuadrados. En ella se encuentra la mayor parte de Barcelona ciudad --excepto la Zona Franca, Tibidabo, Vallvidrera, les Planes y las rondas de Dalt y Litoral--, L'Hospitalet de Llobregat, Cornellà de Llobregat, Esplugues de Llobregat y Sant Adrià del Besòs.

Zona de Bajas Emisiones en Cataluña / EUROPA PRESS

Dudas con el transporte público

La medida contra contaminación restringe el tráfico a todos aquellos vehículos que no cuenten con la etiqueta medioambiental de la Dirección General de Tráfico (DGT). Es decir, el 20% del parque móvil total de Barcelona. El ayuntamiento de la ciudad, liderado por Ada Colau, ha puesto su esperanza en el transporte público como alternativa, a pesar de la saturación que varias voces del sector de la movilidad han destacado como uno de los principales problemas del mismo. 

La Autoritat del Transport Metropolità (ATM) ha calculado que las líneas de buses, metro, tranvía y trenes absorberán cerca de 170.000 desplazamientos diarios más por la entrada en vigor de la ZBE. la mayor parte de ellos corresponderán a viajes que, hasta ahora, se realizaban con vehículos privados: 87.000 entradas y salidas de la zona restringida y cerca de 50.000 traslados dentro de la zona actualmente restringida a los vehículos más contaminantes.

Vigilancia mediante cámaras

El Ayuntamiento de Barcelona ya ha instalado las primeras cámaras que controlarán la Zona de Bajas Emisiones. Está previsto que se instalen alrededor de 200 en toda el área, de las cuales cerca de una setentena se encontrarán en la capital.

Las cámaras registrarán y contrastarán la información de las matrículas con la base de datos de los vehículos sin etiqueta, una medida que ha provocado no pocas movilizaciones por parte de la ciudadanía y del sector del transporte de mercancías. Estos datos que se solaparán con la información procedente de la AMB de los vehículos autorizados, y las matrículas detectadas que no tengan permiso de circular recibirán una sanción.