Menú Buscar
El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido / EFE

Zoido, el ministro de los ERE

El titular de Interior firmó la querella que dio lugar al macrosumario contra la Junta de Andalucía socialista, y no esconde su estrecha amistad con la juez Alaya

4 min

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, firmó junto al actual delegado del Gobierno en Sevilla, Antonio Sanz, la querella criminal que hace seis años provocó la apertura del denominado caso de los ERE, en el que están imputados altos cargos socialistas, entre ellos dos expresidentes de la comunidad: Manuel Chaves y José Antonio Griñán. Zoido, parlamentario andaluz entonces, puso en conocimiento de la Justicia la información sobre presuntas irregularidades en la relación de Mercasevilla con el gobierno de la Junta de Andalucía, gestionada por los socialistas.

Zoido, exdecano de los juzgados sevillanos, conocía muy bien la dimensión, los vericuetos procesales y las coincidencias de esa actuación jurídica. Según fuentes conocedoras del caso, presentó la querella en la fecha adecuada para que acabara recayendo en manos de una joven juez con la que ha mantenido una intensa relación personal y con la que comparte sintonía profesional: la magistrada Mercedes Alaya.

Consecuencias procesales

Supuso el pistoletazo de salida del caso de los ERE, pero además conllevó la paralización de facto de la investigación que, a ese respecto, había iniciado la fiscalía andaluza.

Cuando llegó a conocimiento del departamento de Trabajo de la Junta el contenido de una grabación que implicaba a funcionarios públicos en una presunta trama de subvenciones irregulares, el Gobierno andaluz ordenó al viceconsejero de la Junta, Agustín Barberá, que pusiera los hechos en manos de la fiscalía andaluza. La interposición de la querella de Zoido paralizó esa indagación.

Conocedor de la mecánica judicial

En aquella época, febrero de 2010, Juan Ignacio Zoido era diputado andaluz por el PP. Anteriormente, había sido delegado del Gobierno en Andalucía y, con anterioridad, juez decano. Posteriormente, entre 2011 y 2015 sería alcalde de Sevilla. Ese conocimiento de la dinámica judicial (incluidas las normas de reparto) permitió al ahora ministro saber cuándo era el mejor momento, según sus intereses de denunciante, para interponer la querella.

Así, desde el principio de su admisión a trámite el actual ministro del Interior ha mantenido una estrecha relación y atestiguada sintonía personal con la juez que instruyó la macrocausa por corrupción en las ayudas al empleo.  

Excelentes relaciones

Fuentes directamente relacionadas con la instrucción de la causa judicial de los ERE aseguran que las relaciones profesionales y personales entre la juez que ha instruido el grueso de dicha investigación y el actual ministro del Interior y exalcalde de Sevilla han sido, como poco, fluidas y cómplices.

Así lo han relatado a Crónica Global fuentes cercanas a los juzgados sevillanos, que han confirmado numerosos contactos entre ambos en el domicilio particular de la juez, donde se reunían para debatir los pormenores jurídicos del caso en ciernes. Otras fuentes, incluso, aseguran haber visto al ministro y a la jueza en diversos tablaos sevillanos o, simplemente, tomando café en reputados establecimientos de la calle San Fernando de la capital hispalense.