Menú Buscar
Wang Jianlin, el hombre más rico de país y presidente de Wanda Group, en una imagen de archivo de 2015 / EFE

Wanda, el dueño del Atlético de Madrid, inaugura un parque para competir con Disney

El gigante chino inaugura un complejo de recreo que competirá con el nuevo parque que el grupo estadounidense abrirá en Shanghai

3 min

Wanda Group, conocido en España por ser el accionista mayoritario del Atlético de Madrid y haber comprado (y vendido posteriormente) el Edificio España en la capital, le ha plantado cara a Disney. El gigante chino abrió este sábado un parque de atracciones familiar, el Wanda City, para ser el principal rival del nuevo complejo recreativo que la multinacional estadounidense abrirá en Shanghai en verano.

Construir Wanda City ha costado 2.600 millones de euros al tipo de cambio actual, una factura austera si se comparan con los 4.900 millones que Disney ha movilizado para recrear su universo fantástico en la capital de China. Su rival está situado en la ciudad de Nanchang.

Reivindicar la cultura china

El acto organizado para cortar la cinta recordó mucho a los montajes de la factoría de animación de Mickey Mouse. La música que suena es parecida a la de las películas de animación famosas en todo el mundo, con suficiente distancia para que Wanda no sea acusado de plagio, y las atracciones buscan atraer a los más pequeños de la familia.

Wang Jianlin, el hombre más rico de país y presidente de Wanda, aseguró durante la celebración que a la gente de su país le gustaba adular a las compañías chinas. No mencionó ni en una sola ocasión a Disney, pero sacó pecho de que su trabajo tenía como objetivo fortalecer la cultura china e internacionalizarla.

Productos Dinsey en las tiendas

La polémica llegó de la mano de los comerciantes que se han instalado en una zona habilitada para ellos dentro del parque. Llenaron sus establecimientos de productos con personajes de las películas de Disney, fácilmente reconocibles por niños de todas las edades y todos los rincones del mundo. Wanda ha intentado librarse de las críticas sobre competencia desleal al asegurar que no controla directamente las actividades promocionales de la zona comercial.

Más allá de estos establecimientos, los visitantes pueden dar vueltas en una taza de té (actividad que se debe eludir si se sufren problemas de mareos), bajar por los rápidos dentro de un tronco de madera o ir al cine en el nuevo complejo de ocio. También hay hoteles y un parque acuático, uno de los más grandes del mundo.