Menú Buscar
Los coches Volvo no podrán correr más de 180km/h para evitar accidentes en carretera y muertes / PIXABAY

Volvo limitará la velocidad de sus coches a 180 kilómetros por hora en 2020

La compañía de vehículos busca reducir el número de accidentes o lesiones graves como consecuencia de una conducción temeraria o imprudente

04.03.2019 13:39 h.
3 min

La velocidad en los coches parece ser cosa del pasado. Volvo Cars, una de las marcas más ilustres de conducción de vehículos, limitará la velocidad máxima de todos sus coches a 180km/h a partir de 2020. La compañía quiere evitar los accidentes derivados del exceso de velocidad

La empresa se ha puesto como objetivo que ningún usuario fallezca o resulte herido de gravedad como consecuencia de la agresión como consecuencia de un vehículo de la compañía. La medida se enmarca dentro de la Visión 2020 de la reconocida firma.

Coches inteligentes

La compañía también busca hacer uso de las nuevas tecnologías para evitar los accidentes. De hecho, Volvo quiere usar una combinación de control de velocidad inteligente y tecnología de geofencing para limitar las velocidades en colegios y hospitales del futuro. 

El presidente y director ejecutivo de Volvo, Hakan Samuelsson, quiere empezar a explorar la posibilidad de cambiar el comportamiento de un coche por encima del de sus conductores. El ejecutivo asegura que la medía podría servir "para abordar el exceso de velocidad, la intoxicación por consumo de alcohol y drogas, o la distracción". 

Accidentes graves

El exceso de velocidad es una causa de muerte muy frecuente en los accidentes de tráfico. La compañía explica que la tecnología de seguridad en el vehículo y el diseño de infraestructuras inteligentes son insuficientes para evitar las lesiones graves y fallecimientos al volante. Es por eso que existen los límites de velocidad en los países occidentales, aunque el exceso de velocidad sigue siendo "omnipresente" y una de las razones "más comunes" de muertes. 

Según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), se produjeron 1.072 accidentes mortales en vías interurbanas. En ellos, fallecieron 1.180 personas y 4.515 fueron heridos hospitalizados, lo que supone un descenso en el número de fallecidos y heridos graves de -1,5% y -7,6% respectivamente y un aumento del 0,7% en el número de accidentes mortales.