Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Volkswagen afirma que hay querellas que pretenden aprovecharse de la situación para obtener un beneficio económico.

Volkswagen denuncia que quieren hacer leña del árbol caído 

Algunas empresas subcontratadas tratan de aprovecharse de la polémica del 'dieselgate' para esquilmar a la firma automovilística 

3 min

Volkswagen-Audi España SA ha presentado ante el juez central de instrucción número 2 de la Audiencia Nacional un durísimo escrito en el que solicita que no se acepten a trámite diversas querellas criminales “instrumentalizadas”.

Según la denuncia, algunas empresas vinculadas al grupo automovilístico han presentado pleitos ante el juez para reclamar indemnizaciones millonarias por los supuestos perjuicios ocasionados a causa del escándalo de los motores contaminantes, el dieselgate.

Desde Polonia reclaman casi 35 millones 

El escrito, al que ha tenido acceso Crónica Global, se refiere de forma expresa a la última de las querellas criminales recibidas por la compañía. Se trata de una denuncia presentada por la sociedad polaca Iberia Motor Company (IMC), que, hasta el 2013, se dedicó a comercializar en aquel país vehículos de la marca Seat, (Grupo Volkswagen) y que ahora reclama 34,8 millones de euros.

La reclamación se basa en los daños causados por los “automóviles manipulados vendidos por aquélla (Seat) a ésta (IMC) y que ésta ha distribuido en el mercado polaco, sin tener la menor idea de ser víctima del fraude ideado y deliberadamente ejecutado por el grupo Volkswagen, lo que asciende a un total, según cambio de moneda de 2015 de 34.784.776 euros que es el monto del perjuicio irrogado por el dicho grupo Volkswagen a IMC”.

Querellas torticeras

La compañía alemana afirma que estas querellas están “trufadas de medias verdades y muchas mentiras” y que pretenden aprovecharse de la situación de aparente debilidad de la compañía para obtener un beneficio económico injustificado.

En el caso de IMC, Volkswagen informa al juez de que cuando se conoció y reconoció el escándalo de los motores manipulados, IMC ya hacía años que había rescindido su contrato con Seat por lo tanto, ninguno de sus clientes se pudo ver afectado.

Macroinvestigación en marcha

El juzgado central de instrucción número 2 de la Audiencia Nacional investiga la macrocausa contra Volkswagen a la que se imputa un delito de estafa, falsedad, delito medio ambiental y publicidad fraudulenta por la venta de vehículos cuyo motor disponía de un software que reducía el volumen de los gases emitidos durante las inspecciones, pero no durante el funcionamiento habitual.