Menú Buscar
Imagen de la residencia Vitalia Sants, en Barcelona, en aislamiento contra el Covid-19 / IR

Una residencia encierra a 190 mayores en Barcelona por síntomas de Covid-19

Vitalia Sants confina a los ancianos en habitaciones después de diversos casos de trabajadores que presentan cuadros equivalentes con la infección del coronavirus

5 min

¿Qué pasa en la residencia Vitalia Sants? Familiares de personas mayores que viven en esta residencia y centro de día, que tiene plazas concertadas con la Generalitat de Cataluña y el Ayuntamiento de Barcelona, han denunciado a este medio que la dirección "ha encerrado a 186 ancianos en sus habitaciones sin poder salir" tras bajas laborales de personal con síntomas de Covid-19, la infección derivada del virus SARS-CoV-2.

En conversación con este medio, familiares de internos han advertido de la delicada situación de los usuarios. "Los tienen en sus habitaciones sin poder ni salir por miedo al coronavirus. Ha ocurrido tras diversas bajas laborales de personal del centro. Esto no es cuidar a las personas mayores: es una situación de cárcel y abuso", han lamentado. Según las mismas fuentes, la gerencia de Vitalia Sants, propiedad del grupo homónimo con sede en Zaragoza, "no permite salir de la habitación ni a los ancianos que conservan la movilidad. Imagínate al resto, confinados en sus habitaciones", han agregado. A su vez, las bajas laborales han provocado que, por ejemplo, un gerocultor cuide de hasta 60 usuarios, cuando habitualmente el mismo trabajo lo hacen cuatro personas. "Hay demasiadas bajas", critican.

Una residencia encierra a 190 mayores en Barcelona por síntomas de Covid-19 / CG

Vitalia confirma personal con "síntomas"

Este medio se ha puesto en contacto con la dirección de Vitalia Home, quien ha confirmado que "respecto a los trabajadores, efectivamente hay algunos de baja por sintomatología de riesgo (cualquier décima de fiebre, tos o por personas de su entorno más próximo afectadas), en cuyo caso de forma inmediata se les indica que debe quedarse en sus domicilios en cuarentena o hasta confirmar que no están contagiadas". Otros empleados están fuera de combate sin síntomas de la llamada neumonía de Wuhan, ha añadido el grupo.

En cualquier caso, el geriátrico cuenta con equipos de protección individual (EPI), "aunque siempre serían precisos más medios, como ocurre en todos los centros sanitarios y sociales para la seguridad de trabajadores y residentes, y se están aplicando todos los protocolos previstos", admite Vitalia. ¿Y los encierros en habitaciones? Vitalia los matiza. "Hay así una zona aislada para cualquier caso que se pueda confirmar --zona caliente-- y otras para aislamiento preventivo de quienes presenten algún síntoma o hayan tenido contacto de riesgo", explican.

Piden que intervenga el Ejército

Ante el admisión de sospechas de posible Covid-19 de las oficinas centrales de Vitalia Home en Zaragoza, voces cercanas a la Coordinadora 5+1, que brega por una atención pública y de calidad a los mayores, han pedido "que intervengan el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat --ambas con plazas concertadas en el centro-- o, si es preciso, el Ejército para desinfectar como ha ocurrido en la Comunidad de Madrid". Ello pondría fin, creen, a lo que constituye "un abuso al amparo del estado de alarma" de 190 ancianos y arrojaría luz sobre las bajas laborales del personal y, si las hay, las cuarentenas.

Su demanda constituye otro quebradero de cabeza para Vitalia Home, grupo que ya ha sufrido en sus carnes el envite del SARS-CoV-2. Familiares de la residencia Vitalia Home de Leganés (Madrid) denunciaron ayer la presunta muerte de 20 usuarios del geriátrico en el plazo de una semana. Seis de los fallecimientos, según la misma fuente, son atribuibles a infecciones derivadas del coronavirus. El resto están bajo investigación.

Cabe recordar que Vitalia Home es propietaria de la residencia con 190 plazas desde 2015, cuando la compró al grupo granadino Geroinnova. Dos años después, los cambios societarios se vivieron en la matriz de la compañía aragonesa, cuando el fondo de private equity CVC Capital Partners compró una mayoría del accionariado (80%) a Portobello Capital.