Cuevillas, el redactor jefe de Tribunales de TV3

26.03.2018
Pablo Planas
5 min

A malas horas, mangas verdes, propone la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, un debate en el Parlament sobre el "sectarismo" de TV3, como si en el fortín de Torrent se pudiera hablar de algo. Y menos sobre el sesgo informativo de los medios públicos, entre los que también consta el circuito catalán de TVE, cuyo libro de estilo, por cierto, contiene los mismos apriorismos que el de TV3. Es eso de decir "Estado" por España, llamar "demarcaciones" a las provincias y entidades "cívicas" a la ANC, Òmnium y los CDR y "unionistas" al resto del mundo.

Con ocasión de la fuga de Marta Rovira, el encarcelamiento de Turull y compañía y la detención de Puigdemont, TV3 ha vuelto a exhibir músculo patriótico, que es por lo que protesta la vicepresidenta al hilo de un par de trinos de Juan Carlos Girauta y Xavier García Albiol. Sostuvo este domingo el diputado de Ciudadanos que "TV3 se está comportando como lo que es: un engranaje clave del golpe de Estado. Lo que están haciendo hoy al alentar una respuesta callejera puede tener serias consecuencias". En parecida línea, el dirigente popular aseguró en el Twitter que "el contenido informativo de @tv3 es un peligro para la convivencia en Cataluña. Esta gente no puede seguir desbocada incendiando a la población".

Esa inane institución que es el Colegio de Periodistas todavía no se ha pronunciado sobre las críticas a la ejemplar tarea de los profesionales de TV3, que gracias a un error de Efe mantuvieron durante horas que Puigdemont no había sido detenido, sino retenido y que había abandonado voluntariamente la comisaría para pasar la noche en un centro de internamiento, vulgo cárcel, bajo custodia policial. 

Magnífico trabajo del redactor jefe de Tribunales de TV3, Jaume Alonso Cuevillas, que además da la casualidad de que es quien supervisa la defensa de Puigdemont. Qué dominio del lenguaje, un genio del eufemismo este Cuevillas según el cual, Puigdemont se iba a presentar a las autoridades finlandesas primero y luego no, que había cambiado de idea y la nueva era volverse a Waterloo para comparecer ante la justicia "como siempre". 

En cuanto a la manifestación hasta el consulado alemán y los disturbios en los aledaños de la Delegación del Gobierno, TV3 sirvió con maestría una de las especialidades de la casa, canalizar la indignación del pueblo-de-Cataluña, un plato que está en la carta desde el principio de las emisiones, cuando lo de Pujol y Banca Catalana. La canalización del domingo consistió en conectar con la arrebatada Elisenda Paluzie, nueva presidenta de la ANC, para montar la caminata desde la sede de la Comisión Europea en el paseo de Gràcia hasta el consulado alemán en la Vila Olímpica. Ya saben, eso tan conmovedor del "anem a peu a tot arreu" por los Jordis. Exquisito cubrimiento también de las actividades cívicas de los CDR, tanto de los de Barcelona como de los del resto del "territorio". 

Este lunes, sin ir más lejos, han llegado al punto los servicios informativos de entrevistar a una tipa embozada hasta la nariz y con unas gafas negras, otra heroína anónima de la república, que formaba parte del festivo operativo de incendiar neumáticos en la A-2. El escalofriante testimonio permitió contemplar al tiempo la profesionalidad de un par de mossos d'esquadra que controlaron en todo momento que se pudiera celebrar el incendio sin incidentes. ¿Se puede pedir más de una conexión con Alcarràs?

O sea que en TV3 no ha pasado nada que justifique ningún pleno. Mucha boquilla y postureo es lo que hay en Ciudadanos y el PP con lo de la televisión de Sanchis. A la mayoría de los diputados "unionistas" les ponen ojitos Toni Cruanyes o Xavier Graset y dejan lo que estén haciendo para ir corriendo a Sant Joan Despí a que los pongan a parir. Pero si pierde el culo hasta Margallo. Venga ya.

Artículos anteriores
¿Quién es... Pablo Planas?
Pablo Planas

Periodista y colaborador de Crónica Global.

¿Quiere hacer un comentario?