Menú Buscar
Una foto del Park Güell de Barcelona

Lo que no te puedes perder a las afueras de Barcelona

La ciudad está rodeada de rutas turísticas muy cómodas de visitar con sólo alquilar un coche

6 min

Barcelona es una urbe cosmopolita y moderna, de las más demandadas de todo el país. Prueba de ello, son las miles de personas que la disfrutan cada año. Esta ciudad mediterránea es destino turístico de multitud de visitantes que desean conocerla, pasear por sus calles y monumentos, disfrutar de su gastronomía, tiendas y vida nocturna. Sin embargo, si lo que pretendéis es huir de las clásicas rutas turísticas de la capital catalana, una alternativa es salir de la zona más urbana para conocer Barcelona y sus alrededores alquilando un coche. Seguro que no os arrepentiréis de esta aventura vacacional diferente y original.

Qué visitar:

La Colonia Güell de Gaudí

No muy lejos de Barcelona, en el bonito pueblo de Santa Coloma de Cervelló, se encuentra esta decimonónica colonia industrial. El genial Gaudí, le dedicó una espectacular iglesia con la inigualable Cripta Güell en su sótano, que según citan expertos en arquitectura podría ser una especie de maqueta a gran escala de la Sagrada Familia. En el resto de la colonia, se pueden apreciar obras de otros notables arquitectos modernistas. Como sugerencia, en octubre durante el puente del Pilar, se celebra la Fiesta del Modernismo, una performace teatral que recrea fielmente escenas de la vida cotidiana de la colonia en el siglo pasado.

El Monasterio de Montserrat

El famosísimo monasterio benedictino os hará disfrutar con sus vistas inigualables, sus paisajes y la biodiversidad de la zona. Además, es una construcción arquitectónica única, ya que está excavado directamente en la montaña que le da nombre, que es parte de un macizo rocoso declarado parque natural. En su original abadía del siglo IX, de parada obligatoria, se encuentra la Virgen de Montserrat o Moreneta, patrona de Cataluña.

Las Fuentes del Llobregat

En el cercano pueblo de Castellar de n'Hug comienza una ruta de senderismo sencilla, apta para todas las edades y que, entre subida y bajada, puede hacerse en unas dos horas. Es uno de los caminos pedestres más famosos del Alto Berguedá. La ruta lleva hasta el nacimiento del Llobregat, donde se encuentra una cascada natural que brota de la roca durante todo el año. Para disfrutar de este paraje natural es especialmente recomendable la época primaveral del deshielo, cuando su flora y fauna alcanza todo su esplendor. 

El Valle de Sau-Collsacabra 

Este precioso valle entre altas montañas, situado en una zona cercana al Pirineo Catalán y surcado por el Río Ter, dispone de múltiples opciones de ocio. El Pantano de Sau es perfecto para que los más aventureros disfruten de los deportes acuáticos. También se pueden hacer visitas gastronómicas y paisajísticas más tranquilas por sus inigualables pueblos medievales como Tavertet o Rupit. Las rutas de senderismo por sus frondosos bosques permiten gozar de su paisaje de montaña sin tener que realizar grandes desplazamientos. 

Sitges

Este cercano pueblo a Barcelona es conocido principalmente por el festival de cine de terror y fantástico que se lleva a cabo cada año en sus calles. Sin embargo, hay mucho más que ofrecer. Por ejemplo, su patrimonio arquitectónico es espectacular, plagado de casas coloniales de estilo modernista o de corte tradicional, en el barrio de pescadores de la ciudad. También, es resaltable la Iglesia de San Bartolomeu y las espectaculares vistas desde su campanario. Además, se pueden disfrutar de sus largas playas de agua cálida y fina arena, con todos los servicios y comodidades necesarios para pasar un día único.

Vilafranca del Penedès 

Para los aficionados al mundo vitícola, esta es la escapada perfecta. Esta localidad, cuyo nombre es denominación de origen de uno de los caldos más famosos de Cataluña, está plagada de excursiones a sus cavas, como las famosas Bodegas Torres. Allí se pueden conocer los procesos de elaboración, disfrutar de degustaciones de los famosos vinos de la zona, así como de su gastronomía tradicional. El pueblo de Vilafranca posee un reconocido Museo del Vino, de los más antiguos de España, y además cuenta con reconocidos edificios modernistas y su Basílica de Santa María son  parada obligada para todo visitante. Como curiosidad, desde el campanario de la basílica en los días de buen tiempo, se puede observar la Montaña de Montserrat en la lejanía.

En definitiva, si decidís escapar del bullicio de la gran ciudad, nuestra sugerencia es que busquéis un coche de alquiler con Liligo para hacer la ruta a vuestra medida sin depender de los horarios externos del transporte público, mientras se disfruta del paisaje y de todas las opciones que encontraréis en los alrededores de Barcelona.