Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El violín de Corrado Bolsi, recuperado por la Urbana en el Raval de Barcelona / GUARDIA URBANA

El violín de 'Casablanca' recuperado en el Raval

La Urbana encuentra el instrumento sustraído a Corrado Bolsi, director de la orquesta de Granollers, que data de 1826 y perteneció a Louis Kaufman

5 min

“No es mi violín, yo soy su violinista”. Así explica Corrado Bolsi, director de la Orquesta de Cámara de Granollers, su pasión por el instrumento. Cuando recorría en tren el trayecto entre la capital del Vallès Oriental y Barcelona, el pasado viernes, alguien se lo robó. Al día siguiente tuvo que dar un concierto sin él. Contó con el apoyo del público y de sus compañeros, que sabían de lo ocurrido. “El susto ha sido devastador”, cuenta, y es que el preciado objeto data de 1826. Fue propiedad de Louis Kaufman, y se pudo escuchar en bandas sonoras como las de Casablanca y Lo que el viento se llevó, entre muchas otras.

El violín de Bolsi, que un día perteneció a Louis Kaufman / GUARDIA URBANA
El violín de Bolsi, que un día perteneció a Louis Kaufman / GUARDIA URBANA

Fue el lunes por la noche cuando recibió una llamada de la Guardia Urbana. Aunque la investigación sigue en curso, los agentes ya han recuperado el violín. “Un personaje del Raval lo tenía en las manos”, explica el músico italiano a este medio. Lo que todavía no ha aparecido son los dos arcos que iban con él. Mientras tanto, el instrumento de cuatro cuerdas permanece en observación. “Se encuentra en manos de un luthier para pasar una revisión. Lo han tratado regular durante estos días, y es un objeto delicado. Aparte de eso, no ha sufrido daños graves”, respira aliviado, y apostilla: “Hay que ponerlo en orden, es como una persona cuando ha sufrido un shock”.

El violín de Louis Kaufman

Bolsi ama su violín. “Después de los hijos, esto es lo peor que le puede pasar a un músico, porque es una parte de nosotros. No es un objeto, es una persona más de la familia, digamos. Y además insustituible, porque fue construido hace años, y aunque tuviera el dinero para comprar otro, no lo encontraría”, detalla. Y es que el violín de Kaufman, que el director de orquesta adquirió en una subasta en América hace una década, está valorado en 200.000 euros. “Hubiese sido una pérdida enorme. He estado absolutamente deprimido y ha sido el peor fin de semana de mi vida”, explica.

El violinista tuvo que dar un concierto en Granollers con un instrumento prestado y agradece haberse sentido “arropado” por el auditorio y el resto de músicos. “Es mi compañero fiel de vida”, relata. “Es un instrumento con historia, y yo tuve la suerte de poder comprarlo. Espero que después de mí lo pueda tocar otro. No robándolo --bromea--, pero los violines pasan por la historia de mano en mano”.

 

Bolsi toca para la Urbana de Barcelona tras recuperar su violín / GUARDIA URBANA

Búsqueda de dos arcos

Ahora, pese a que siempre ha sido precavido, lo será aún más. “Tomaré medidas de seguridad más drásticas. Cuando uno pasa por un susto así, está todavía más atento”. Queda todavía recuperar los dos arcos sustraídos. También muy especiales. Varitas de madera de unos 60 gramos, “herramientas fundamentales” para el músico. “Extremadamente delicados y personales. Nadie puede hacer nada con ellos, pero para un violinista resultan cruciales. El arco se tiene que amoldar a tu mano, a tu manera de tocar”, detalla.

Este violinista supura pasión por la música en cada palabra hacia el instrumento que, como él dice, no le pertenece, sino que formará parte de su vida hasta que llegue a manos de otro músico, igual que un día pasó por las de Kaufman para acompañar a Ingrid Bergman y a Humphrey Bogart en el film de Michael Curtiz, y que este lunes por la noche la Urbana recuperó en una calle del Raval. Y, aunque ya sabemos que Bergman nunca pronunció aquel tócala otra vez, Sam, Bolsi, aliviado, ya puede volver a tocar su violín.