Menú Buscar
Manifestación contra la violencia machista el 25N / EFE

El maltrato psicológico, el tipo de violencia machista más denunciada en Cataluña

Los Mossos han registrado más de 11.000 denuncias de ataques físicos y psicológicos contra mujeres entre enero y septiembre

3 min

La violencia machista tiene muchas caras. Los golpes y las heridas son dos de ellas, pero también hay otra que no deja marca física y que, sin embargo, es la que más denuncias acapara en Cataluña: el maltrato psicológico

Los Mossos d'Esquadra han recibido en los 10 primeros meses de 2019 un total de 11.103 denuncias por violencia de género contra mujeres, lo que supone un ratio de unos 40 casos al día, aproximadamente. El 52,4% corresponden a denuncias por violencia psicológica, ya sean amenazas, coacciones, vejaciones, acoso y/o trato degradante. 

Auge de las tentativas de homicidio

Los datos revelados por la policía catalana el 25N --día internacional para la eliminación de la violencia contra las mujeres--, refleja que el 40,6% de las denuncias están relacionadas con la violencia física. En esta denominación se enmarcan los ataques con lesiones graves y leves y las tentativas de homicidio, un delito que ha vivido en el último año (hasta octubre) una escalada destacada, del 43,8% --se ha pasado de 16 casos a 23--. 

La violencia sexual refleja un 3,3% de las denuncias, con 40 casos de supuestos abusos sexuales, la forma de este tipo de ataque machista que más crece respecto a los 10 primeros meses de 2018 --un 42,9%--. El 3,7% restante de las denuncias corresponden a violencia vinculada a nuevas tecnologías y redes sociales.

Ocho mujeres asesinadas

Entre enero y octubre, ocho mujeres han perdido la vida a manos de sus parejas o exparejas en Cataluña, un dato que supera el del pasado año en las mismas fechas --siete--. Todo ello, en un contexto nacional en que en solo 10 meses se ha superado el número de víctimas mortales de violencia machista en todo el año pasado.

De las ocho víctimas mortales en Cataluña, siete eran mujeres mayores de edad y una era una menor --de 17 años--. Seis de las víctimas mortales mantenían una relación sentimental con el autor y convivían con él y solo dos habían interpuesto una denuncia previa.