Menú Buscar
Las manos de Pascal, presunto 'violador de Drassanes' de Barcelona, detenido por la Guardia Urbana y librado a los Mossos d'Esquadra / CG

El Govern deberá dar explicaciones por la chapuza del 'violador de Drassanes'

Ciudadanos presenta una doble iniciativa parlamentaria para saber por qué los Mossos d'Esquadra no dieron toda la información de Pascal tras su presunta agresión sexual en Barcelona

7 min

¿Qué pasó con el violador de Drassanes? El Gobierno catalán deberá explicar en sede parlamentaria cuáles fueron sus actuaciones para localizar e interceptar a Pascal, el presunto autor de una salvaje agresión sexual en el Museo Marítimo de Barcelona, situado en la zona de Drassanes (por Atarazanas en catalán), que acabó con una mujer lastimada con el labio roto, un brazo quebrado y una oreja arrancada de cuajo el pasado 19 de abril.

El espeluznante ataque de carácter sexual ha provocado un incendio político por la incapacidad, provocada por su cicatería con la información o no, tal y como avanzó este medio, de los Mossos d'Esquadra para capturar al supuesto autor material. Ahora, la oposición en Cataluña reacciona. Ciudadanos ha presentado una doble iniciativa parlamentaria para preguntar qué sucedió tras la escalofriante violación del viernes 19 de abril de madrugada y para instar al Govern a tomar medidas contra que la descoordinación policial que ha aflorado el caso. Según los textos a los que ha accedido este medio, el diputado naranja Matías Alonso preguntará al Ejecutivo autonómico Qué protocolo utilizan los Mossos d'Esquadra para la transferencia de información relevante para esclarecer delitos graves cuyo autor y autores están en busca y captura. Quiere también saber Alonso si se excluyó a algún cuerpo policial de la información de la que se disponía, si los Mossos han revisado sus protocolos internos y por qué no recibieron otros cuerpos y fuerzas de seguridad la descripción de Pascal realizada por la víctima.

Reunión de la Junta de Seguridad

Las preguntas del electo naranja se basan, en parte, en la información adelantada por este medio, y es que los Mossos no facilitaron la descripción exacta del presunto autor material al resto de cuerpos y fuerzas de seguridad. Este hecho no fue solo denunciado por Crónica Global, sino que el sindicato CSIF, mayoritario en la Guardia Urbana de Barcelona --que fue quien capturó finalmente a Pascal en una calle del barrio del Raval de Barcelona-- también se quejó de hechos parecidos. A pesar de ello, la policía catalana aseguró que había detenido a Pascal el pasado fin de semana en "una operación conjunta" con la Urbana, lo que no era verdad, pues fueron agentes de este último cuerpo quienes lo interceptaron.

Quizá por ello, el terremoto político causado por la brutal agresión que perpetró, supuestamente, Pascal contra una mujer portuguesa de 37 años, tendrá más reverberaciones en la política catalana. El grupo parlamentario de Ciudadanos exigirá al resto de fuerzas de la cámara autonómica que aprueben una propuesta de resolución que plantea la creación de un "protocolo de actuación conjunta que mejore y agilice el traspaso de información y la comunicación operativa" con el fin de mejorar la seguridad ciudadana y atajar la descoordinación entre cuerpos. Asimismo, el partido naranja plantea celebrar una sesión extraordinaria de la Mesa de Seguridad de Cataluña "con carácter urgente" que incluya como objetivo "la mejora de la coordinación de las políticas de seguridad", con especial hincapié en la de las policías que operan en la autonomía catalana.

Colau y la Síndica también investigan

La tormenta política que ha causado el caso violador de Drassanes no se circunscribe al Parlament. Tras la información publicada por este medio y la queja pública de CSIF, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, anunció que pediría un informe urgente al comisionado de Seguridad, Amadeu Recasens, sobre las actuaciones que llevaron a cabo los distintos cuerpos y fuerzas de seguridad en torno al caso. El viernes de esta semana, la Síndica de Barcelona anunció que abría una actuación de oficio "por la alarma social creada por la violenta agresión de un hombre previamente detectado por los vecinos en el barrio en el que se produjo el ataque, junto con el hecho de que se había intervenido anteriormente por parte de los diferentes servicios públicos".

En efecto y tal y como expone Maria Assumpció Vilà, Pascal había sido detenido el pasado 13 de abril, cuando pegó fuego a un colchón abandonado en la calle y lo metió en un contenedor de basura neumática. El humo de las llamas entró en los pisos cercanos, lo que obligó a los residentes a bajar a apagarlas. Tras ello, la Guardia Urbana lo interceptó junto a la deflagración con los pantalones bajados y masturbándose. Horas antes, los Mossos lo localizaron cuando Pascal perseguía a otra mujer no vinculada con la última violación, según avanzó La Vanguardia. También consta en el expediente del caso otra detención por blandir objetos cortantes ante agentes de la Guardia Urbana. Estos episodios no sirvieron para que el servicio de Psiquiatría del Parc de Salut Mar de Barcelona (PSMAR) ordenara la reclusión médica del paciente. Éste sí se encuentra ahora en prisión preventiva tras la violación.

Destacadas en Vida