Menú Buscar

Escándalo en un hospital público catalán por publicitarse con pacientes de Covid-19

El centro sanitario público de la Generalitat graba a enfermos con síntomas de coronavirus y lo cuelga en las redes sociales como propaganda

4 min

Escándalo mayúsculo en un hospital público catalán por publicar un vídeo con pacientes con síntomas de Covid-19, la infección que provoca el virus SARS-CoV-2. La dirección del hospital Josep Trueta de Girona, que gestiona la Generalitat de Cataluña, está en la diana por difundir la identidad de posibles contagiados en un corto publicitario.

Preguntado por la cuestión, una portavoz del Instituto Catalán de Sanidad (ICS) en Girona ha indicado que "este tema ya está solucionado". Según la fuente oficial del proveedor público de salud, "se habló con la persona interesada y no tiene problema alguno con el hospital. Simplemente se pidió que se descolgara de las redes sociales del centro y así se hizo de manera inmediata". En efecto, en el perfil oficial de Twitter [consultar aquí] del complejo sanitario de referencia en la capital de provincia, el corto ya no aparece

Tormenta interna

Otras fuentes consultadas han aportado otra versión distinta. "La publicación de la grabación en las redes sociales causó una enorme polémica. Intentaba ser un vídeo de motivación para que la ciudadanía se quedara en casa, con el hashtag #quedatacasa. Pero es que al final del corto grabaron la puerta de Urgencias con pacientes accediendo a las mismas y dentro de la unidad", ha explicado un alto cargo del ICS que ha preferido permanecer en el anonimato. A las pocas horas, una de las pacientes se reconoció en la producción y pidió públicamente explicaciones al hospital.

El mismo directivo ha recalcado que "tenemos un follón interno en la Consejería porque se podría haber vulnerado la intimidad de ésta y otros enfermos, atentando así contra la Ley Orgánica de Protección de Datos, la 15/1999". ¿Quién ordenó la grabación y la publicó? Este medio ha intentado averiguarlo, sin éxito. Nadie en el Trueta sabe nada. Voces internas del ICS en Barcelona alertan que el gazapo "se le coló" al gerente de la región sanitaria, Joaquim Casanovas. Cuando el alto cargo descubrió la metedura de para, montó en cólera.

El personal, airado

La furia de Casanovas sirvió de poco. La chapuza se había perpetrado, el vídeo se había filtrado, una de las pacientes afectadas se había quejado públicamente y, además, cargos del hospital estaban en franca rebelión. Desde la sede del ICS en la calle Balmes de Barcelona lo dejan meridianamente claro. "Se retiró por la queja, pero es que cuando indagamos había jefes y jefas de servicio cabreadísimas. Porque el vídeo ya había circulado por Twitter, Whatsapp y más medios. Era tarde", han lamentado.

De hecho, la grabación se encuentra aún en Twitter, plataforma en la que algunos usuarios la comparten sin saber que, quizá, están cometiendo una infracción. Este medio reproduce arriba la producción, con el fragmento que mostraba a pacientes pixelado con arreglo a la normativa vigente en protección de datos.