Menú Buscar
Talin Abu Hanna en una imagen de archivo

Salir del armario a patadas y la transexual más bella del mundo

María Casado y Toñi Moreno se han convertido en la pareja de la semana a su pesar. Talin Abu Hanna, la mujer árabe, cristiana, israelí y transexual

6 min

Una cosa es salir del armario y otra es que te echen a patadas, que es lo que les ha ocurrido a María Casado y Toñi Moreno. Una vez a la intemperie, quien calla otorga. Así de bruto es el país, de modo que se han convertido a su pesar en la pareja de moda de la semana. Para mayor escarnio, en TVE lo sabía todo el mundo, declaran bajo el paraguas del anonimato viperinos "compañeros" de trabajo.

En Barcelona, el rumor creciente es el supuesto rollo entre Jaume Collboni, el socio socialista de Ada Colau, y un periodista, envuelto a su pesar en los chismes susurrados en los veladores de los restaurantes de postín. Sandra Barneda, Jorge Javier Vázquez, Jesús Vázquez, Cantizano y Jorge Cadaval tienen competencia, pero en su caso, el armario se les quedaba estrecho y el show debe continuar. No era el caso de María Casado, una profesional discreta que no estaba precisamente interesada en que su vida privada fuera pasto de los rumiantes de la prensa del corazón y los genitales por mucho que pasar de presentar los desayunos con políticos a las mañanas de "sociedad" apareje el interés morboso de los seguidores de las vidas y milagros de Paquirrín, Belén Esteban y Alba Carrillo.

Cómo freír un huevo sin salpicaduras y el romance entre Casado y Moreno compiten por el título de noticias más vistas junto a la guerra familiar de los Quer mientras su hija mayor continúa en paradero desconocido. La trituradora de los medios se ceba en el caso con el consentimiento explícito de unos padres rotos por el dolor, pero con muchas cuentas pendientes entre ellos para solaz de los hurgamierdas de Tómbola, salsa rosa, el tomate y Sálvame Deluxe. La colisión entre el drama y el cotilleo alumbra la reposición del género de Ylenia, la hija desaparecida de Albano y Romina Power, que redujo a escombros el crédito de la comentarista Lydia Lozano.

José Luis Rodríguez González El Puma (73) ha vuelto. Reapareció en Barranquilla y se puso a cantar con una bomba de oxígeno. Padece una fibrosis pulmonar y no ruge como antes. Le daban por muerto, literalmente, pero tampoco estaba de parranda. En la televisión colombiana le apodan "copito de nieve" por su melena plateada. En 1981 cantaba el Pavo Real, un chévere corrido venezolano que instaba al amor interracial: "A todos los negros presentes yo les voy a aconsejar que combinen los colores, que la raza es natural, que un negro con una negra es como una noche sin luna y un blanco con una blanca, como leche y espuma".

Talin Abu Hanna, la mujer árabe, cristiana, israelí y transexual

Camilo Sesto también está de vuelta, si es que alguna vez se fue. Siete décadas y cien operaciones de cirugía estética le contemplan. Vivir así es morir de amor, pero el "crooner" de Alcoy tiene siete vidas y sesenta canciones, cuenta el Chic de Libertad Digital, que aporta un repaso de los grandes éxitos de quien fuera Jesucristo Superstar en la ópera rock

Cambio de tercio. El Pequeño Nicolás se ha encaramado a la vida muelle de la tele. Entre sus hazañas, la de haber conseguido uno de los números de teléfono del Rey emérito gracias a su amistad con el empresario hostelero Arturo Fernández. El chaval, con un par, le mandó un mensaje de agradecimiento por los "servicios prestados" el día de su abdicación. Y alguien respondió: "Millones de gracias por esas palabras. Un abrazo. JC". Sale en el Vanity Fair, que ojo al piojo, lleva una entrevista en exclusiva con Francisco Paesa, el Bourne carpetovetónico, quien declara: "Ah, ¿que estoy muerto? Bueno, pues estoy muerto, ¿y qué?". Portada en la edición de papel.

En El Español, Silvia Taulés descubre a la transexual que aspira al título mundial de belleza en su género, un cañón de señora que se llama Talin Abu Hanna. Es árabe, cristiana e israelí y como versionaba Pla (Albert) a Lou Reed, está en el lado más bestia de la vida. El certamen se celebra en Cornellá.