Menú Buscar

Mal rollo entre Aitana e Isabel por Vargas Llosa y los amores secretos de Aleixandre

La vida sentimental de Vicente Aleixandre, por Emilio Calderón en la editorial Stella Maris: "La memoria de un hombre está en sus besos". Vargas Llosa y el secreto del éxito del ¡HOLA!

Pablo Planas
8 min

"Hay millones de personas que quieren algo que les haga soñar, y que antes ofrecían la novela y la poesía y ahora ofrece ¡HOLA! con enorme talento".

Mario Vargas Llosa

La revista ¡HOLA! es un fenómeno global, un invento genial, una publicación colosal. El ¡HOLA! tiene más prestigio que el Financial Times y The Times. Nuestra ¡HOLA! es la suma antológica del Who is Who y del BOE del mundo mundial, desde Bután a Mónaco, de Arabia Saudí a Aspen (Colorado), de Buckingham Palace a la Zarzuela. Bromas, las justas. Papel satinado y fenómeno cultural. Palabra de Nobel.

Esta semana, la portada de la antedicha revista es para Ana Boyer, hija de Isabel Preysler, novia de Mario, y de Miguel Boyer, el ministro del PSOE que expropió Rumasa. Ana se ha marchado de Villa Meona, catorce baños en Puerta del Hierro, y se ha instalado en un ático con piscina (privada) en el paseo de La Habana, todo en Madrid D.F. Bobadas.

Image and video hosting by TinyPic

En las páginas centrales comparece Vargas Llosa a cuenta de la presentación de su última novela, "Cinco esquinas". De fondo, un retrato de Isabel de cuando no era inmortal. Todo va bien. Sin embargo, ese fanzine subversivo de "La Otra Crónica", que viene con El Mundo, incluye la letra pequeña de la felicidad, la cara oculta de la convivencia, el lado siniestro de la vida. Pilar Eyre cuenta que no tanto monta Isabel como Mario. Hay un elefante en la habitación: "Cero. Cero gracia es la que le hizo a Isabel Preysler compartir protagonismo en la presentación de 'Cinco Esquinas' con Aitana Sánchez-Gijón, su predecesora en el corazón de Mario. Hace un año el escritor estaba prendado de esta actriz exquisita e inteligente, que debe su nombre a su madrina, la hija de Rafael Alberti. Claro que este vendaval de sentimientos y pasiones maduras se quedaba en el ámbito de los filósofos griegos, concretamente Platón. Patricia toleraba con indulgencia este ardor desatado, que llevó a Mario incluso a subirse a las tablas para interpretar un papel en su propia obra 'Los cuentos de la peste'. Pero la paciente Patricia no es Isabel que, en el Círculo de Bellas Artes, visiblemente molesta, con esas típicas arrugas horizontales que se le ponen en la frente, apenas cruzó palabra con Aitana, a la que tuvo que atender un violento y desconcertado Mario mientras ella departía con la omnipresente Elena Benarroch. Intentó mantenerse de espaldas como si estuviera distraída, hasta que su novio la cogió por el codo y le susurró unas palabras al oído, mientras supongo que Aitana, a pesar de su sonrisa imperturbable, se preguntaba qué demonios hacía allí además de leer bellamente el primer capítulo de la novela. Por cierto, esta juntaletras ya se la ha comprado, 21 euracos, de los que dos van a parar al bolsillo de don Mario. ¡Comprado y leído! Y constatado que una de las fantasías eróticas del escritor es ver a dos mujeres juntas (un tema recurrente en su obra) y que es un gran libro".

Enorme, antológico y esférico párrafo de Eyre. No se puede decir más en menos. La vida, sustancia y sentido. Machín corazón loco.

El amor, patraña romántica, eufemismo del deseo, camuflaje del instinto, capricho serotonino. La joven editorial Stella Maris, que es tan extraño prodigio como un brote de edelweiss en una travesía del desierto, está a punto de llevar a los anaqueles de las librerías el volumen "La memoria de un hombre está en sus besos", del autor Emilio Calderón y relativa a la vida íntima de Vicente Aleixandre. Pilar Eyre, este es tu próximo libro.

En el mismo LOC, José Luis Romo, en un brillante texto sobre Doris Lessing y Vicente Aleixandre da cuenta de la novedad editorial. Romo ha descubierto la frase en ¡HOLA! del Nobel Llosa y la ha cazado al vuelo para derramar luz sobre los amores prohibidos, ocultos, secretos y auténticos del poeta, un hallazgo de la arqueología del alma a cargo de Calderón y Stella Maris: "Algunos de los versos de Vicente Aleixandre cobran nuevo significado. Por ejemplo, poemas como 'Los besos', que arranca así: "No te olvides, temprana, de los besos un día. / De los besos alados que a tu boca llegaron". Emilio Calderón publica esta semana la primera biografía del Nobel, titulada, precisamente, 'La memoria de un hombre está en sus besos', y en ella se habla por primera vez sin tapujos de la homosexualidad de este miembro de la generación del 27".

Sigue Romo: "Hasta ahora una guardia pretoriana a su alrededor había ocultado esto pensando que le hacían un favor", ha declarado el autor. De esta forma, el libro, galardonado con el II Premio Stella Maris, cuenta sin ambages su relación con amantes como su mecanógrafo Jesús Bocanegra, José Manuel García Briz y, especialmente, Andrés Acero. Pero, quizás, lo más novedoso sean los datos que arroja sobre la naturaleza de su relación con el poeta asturiano Carlos Bousoño, al que comenzó a frecuentar en 1948, aunque éste se casara con una alumna puertorriqueña".

¿Blablabá? En absoluto, según la crónica: "Calderón ha logrado tener acceso al epistolario entre ambos, en el que queda claro el amor que el Nobel sintió por Bousuño. Un ejemplo es esta misiva fechada en marzo de 1948. "Otro día. Otro día hacia ti. Qué impaciente estoy. Esperándote te escribo. Qué bonito estás Carlitines. Qué guapo y dulce para mi amor. Has entrado en mi cuarto; es de noche, como cuando cenaste aquí y nos vinimos a esta habitación, y yo me acosté y tú sentado en el borde de la cama reclinaste tu cabeza de niño sobre mi pecho. ¿Te acuerdas? ¡Cómo nos mirábamos! Yo creo que fue el día más feliz de mi vida, aunque el día de nuestro desposorio fue aún más por ser el más sagrado. ¡Qué verdadera mística es el amor! ¿Te acuerdas de aquellas horas, en el cuarto, mirándonos, besándote, sonriéndonos, fundiéndonos?".

Entre lo lírico y lo explícito, el material del libro tiene un valor documental. Romo añade: "Amigos de Aleixandre como Jaime Gil de Biedma o la académica Carmen Conde fueron testigos del amor que el Nobel sintió por Bousoño. A él le dejó su archivo personal. De hecho, antes de que éste muriese, su mujer, Ruth, quiso venderlo por cinco millones de euros. La sobrina de Aleixandre lo reclamó pero los tribunales fallaron a favor de los Bousoño. Así que siguen a la venta. Poca gente sabe qué más pasiones y secretos pueden guardar esos papeles".

En el mundo de los 140 caracteres, la noticia de la próxima semana será que Fernando Alonso el piloto y Lara Álvarez la periodista se han separado después de un año y cuatro meses de amor, motor y gasolina. En cuanto al ámbito friki, este enlace de La Vanguardia no tiene desperdicio: un salmón americano puesto de coca e ibuprofeno hasta las trancas. Hay que parar como sea el calentamiento global.