Menú Buscar
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, con Jorge Javier Vázquez en 'Sábado Deluxe'

Colau a Jorge Javier: "Tuve novia durante dos años"

Bombazo en 'Sábado Deluxe': la alcaldesa de Barcelona cuenta su vida íntima y revela que ha tenido relaciones con mujeres, hombres y viceversa

4 min

¡Paren máquinas! Pelotazo informativo del ¿deprimido? Jorge Javier Vázquez. Ada Colau tuvo novia durante dos años, una novia italiana llamada Elena, una relación que le dejó huella. Salió la confesión como el gordo de Navidad, de tapadillo y como sin querer. No fue fruto de un interrogatorio afinado ni de una encerrona informativa rollo 'tenemos las fotos que lo confirman'.

Para que se entienda, no fue a traición ni la última entrevista del doctor Trias en La Sexta (cuando aquello los papeles del paraíso que el sabueso y avieso reportero llevaba en la manga), sino una revelación natural, espontánea e incluso reivindicativa. "¡Viva el amor y que cada uno quiera a quien quiera!", proclamó la primera autoridad municipal. Pues que viva.

En el Sábado Deluxe de la reaparición de Jorge Javier compareció la alcaldesa en calidad de mujer global, madre, amante y gobernante. Al desnudo con comillas, pero sin reparos y sin política. Y ahí deslizó el noviazgo con Elena que acabó por la distancia, que no fue el olvido. "Primero tuve un novio italiano que se llamaba Paolo y luego una novia que se llamaba Elena". Dos años duró el noviazgo, perfectamente aceptado por la familia de la alcaldesa al punto que Elena fue recibida en el hogar como una más. 

Jorge Javier no salía de su asombro y también es un gran actor. No habrá forma de averiguar si la confesión fue una confesión pactada o natural. Sea como fuere, ahora hay gente que sabe más de las interioridades y anfractuosidades de la alcaldesa de Barcelona que de sí mismo. Ada Colau, por ejemplo, no tenía ni idea de que Bigote Arrocet fuera el novio de María Teresa Campos, está fuera de la onda rosa, de los "cuchicheos" que dice ella, pero acaba de proporcionar a la canallesca un material de un valor extraordinario, un producto carísimo, su vida íntima sin impuestos. Todo al por mayor en el top manta del plató de Mediaset.

Sucedió en Milán, cuando nuestra munícipe por antonomasia hizo el Erasmus, 19, 20 o 21 años dijo que tenía, que fueron dos años de amor, que se acabó porque ya no daba más de sí y que la marcó. Tuvo más contactos con mujeres, pero ya no fue lo mismo. También experimentó con el alcohol en la adolescencia porque "era lo que tocaba".

Alfredo Urdaci, que también estaba y es el que traza los perfiles de los personajes, ponía cara de flipar pepinillos. A estas que Jorge Javier insiste en que él, a los 14 años estaba en un colegio del Opus y consideraba inconcebible tomar alcohol, golpe bajo ante el que la invitada ni se inmutó. Es más, presumió de las campañas municipales contra el alcohol y las drogas. Eso sí, ella no es ni de porros. Sólo dos veces y no le van porque le sentaron fatal. De los narcopisos​ no se le preguntó. Ni de nada que pudiera comprometerla.

Todo cambia y nada es lo que era. Los políticos van a los programas del cancaneo y los del cancaneo se dedican a la política. Esto en tiempos de Tierno Galván y Maragall no pasaba.