Menú Buscar
Mohamed Houli Chemlal, Said Ben Iazza y Driss Oukabir, los sospechosos del 17A encarcelados / CG

La vida de los yihadistas del 17A en la cárcel

Sólo tres de los 11 sospechosos siguen vivos y se encuentran en prisiones separadas, sin contacto con otros reclusos y bajo vigilancia extrema

12.08.2018 10:16 h.
5 min

De los 11 sospechosos de haber participado en los atentados del 17A en Barcelona y Cambrils, sólo tres continúan vivos. Los otros ocho murieron en la explosión fortuita de la casa de Alcanar donde fabricaban explosivos o abatidos por los Mossos d’Esquadra. Los tres supervivientes son Mohamed Houli Chemlal, Driss Oukabir y Said Ben Iazza, todos en prisión preventiva. Se encuentran en centros penitenciarios separados, sin tener contacto con otros reclusos y bajo vigilancia extrema.

Mohamed Houli Chemlal es de Melilla y tiene 22 años. Fue el miembro de la célula de Ripoll que sobrevivió la explosión de Alcanar. Actualmente, se encuentra en la prisión Castellón II (Comunidad Valenciana), donde dispone de una hora por la mañana y otra por la tarde para salir al patio, solo, según publica El Periódico. Su día a día lo dedica a ver la televisión y de vez en cuando reza en su celda. No ha recibido ninguna visita familiar, no participa en actividades, ni tampoco pide entrevistarse con su abogado de oficio.

Colaboración con el juez

Las primeras declaraciones ante la Justicia tras ser detenido después de la explosión de la casa de Alcanar, fueron muy distintas que las que vinieron a continuación. Empezó con mentiras: dijo que los sacos de pólvora que había en el chalet eran para fabricar petardos y venderlos. Después, su versión cambió y terminó por admitir que uno de los objetivos de la célula era atentar contra la Sagrada Família.

Quien también asegura que quiere colaborar en la investigación es Driss Oukabir, que desde un principio entregó su teléfono voluntariamente. Fue detenido el mismo 17 de agosto después de entregarse a los Mossos al “ver su foto en televisión”, y ahora se encuentra en la cárcel de Soto del Real (Madrid). La furgoneta del atropello masivo en la Rambla estaba alquilada a su nombre.

Aislamiento y ‘Sálvame’

Como Chemlal, pasa gran parte del tiempo viendo la televisión. En su caso, no mira programas informativos pero intenta no perderse Sálvame. No suele rezar, ni ha recibido visitas, pero sí se ha entrevistado en cinco ocasiones con su defensa de oficio. En su módulo, donde se encuentra también el pederasta de Ciudad Lineal, los reclusos tienen turnos para salir al patio uno a uno, por lo que lo hace todo solo.

Oukabir todavía defiende su inocencia, aunque algunos testigos aseguran que lo vieron hablando con el conductor de la furgoneta, Younes Abouyaqoub, y en la casa de Alcanar. su hermano murió abatido por los Mossos en Cambrils. Admitió ante el juez que su hermano Moussa se había despedido de él con tres abrazos y le había dicho que los “musulmanes tenían que hacer la yihad, pero la yihad que implica guerra”. El 29 de marzo fue condenado a seis meses de cárcel por maltratos a su novia: la cogió del pelo y la arrastró por las escaleras de su casa.

El carnicero de Vinaròs

Said Ben Iazza tiene 24 años y llegó a España escondido en los bajos de un camión. En 2014 se fue a trabajar a la carnicería de su tío en Vinaròs, de 8.00 horas a 22.00 horas y sin ningún día libre. Younes Aboutaqoub y otro de los yihadistas, Mohamed Hichamy, iban a comprar carne dos veces al mes, y allí se conocieron.

Está preso en la cárcel de Sevilla II por prestar su documento de identidad  la furgoneta de su tío a la célula de Ripoll, un hecho que los investigadores califican de “vital importancia”. Según su versión, lo hizo porque “confiaba en Younes”. En la cárcel está también aislado, para evitar que se autolesione. Tampoco participa en ninguna actividad, pero ha pedido libros y revistas en castellano y en árabe.