Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Construcción de viviendas

Las ventajas de la gestión patrimonial de activos inmobiliarios

Existen soluciones para cuando deseo invertir pero no acabo de decidir dónde ni cómo hacerlo

4 min

En tiempos de incertidumbre económica la gestión patrimonial de los activos inmobiliarios constituye un refugio de seguridad para los inversores interesados en rentabilizar su dinero a largo plazo. Más si cabe en contraposición a otro tipo de actividades financieras que implican un mayor riesgo y la necesidad de disponer de conocimientos técnicos más avanzados.

El objetivo principal de la gestión patrimonial consiste en rentabilizar la inversión inicial que supone la compra de un inmueble. La forma de conseguirlo es administrar los bienes de forma eficiente para obtener rendimientos económicos duraderos mediante su arrendamiento y aumentar su valor en el mercado de cara a una posible venta. Para ello, es esencial cuidar aspectos como la sostenibilidad medioambiental y el mantenimiento de los activos.

La rentabilidad de la gestión patrimonial

La inversión en activos inmuebles presenta grandes posibilidades de negocio dentro del mercado inmobiliario español, fundamentalmente debido a los elevados índices de demanda de vivienda (sobre todo de arrendamiento) y a las reiteradas dinámicas de crecimiento en el precio de los alquileres.

De hecho, según los datos que publica el Banco de España, la rentabilidad que ofrece el alquiler de las viviendas supera con creces la de otros productos como los bonos del Estado y, especialmente, las acciones en bolsa, cuyos beneficios han caído en picado durante la crisis provocada por el coronavirus. Parece claro que, frente a la volatilidad de los mercados, los bienes raíces generan seguridad y confianza en los ahorradores. Al fin y al cabo, ¿quién no necesita una casa para vivir? Particularmente en España, donde a los jóvenes les resulta muy difícil acceder a la propiedad de una vivienda debido a la disparidad existente entre los sueldos y los precios de compraventa.

Diversificar para ganar

La diversificación del patrimonio inmobiliario ayuda a disminuir los riesgos y fortalece la seguridad financiera. Si bien los pisos son el producto estrella, el mercado dispone de una gran variedad de inmuebles igual de rentables que los activos residenciales. Tanto es así que el alquiler de oficinas y locales comerciales produce actualmente beneficios incluso mayores. La gestión de hoteles, edificios logísticos y plazas de garaje también genera ingresos considerables.

Por otro lado, ya no es necesario acudir exclusivamente a lugares como Madrid y Barcelona para rentabilizar las operaciones inmobiliarias. Las áreas metropolitanas de las principales ciudades, las capitales de provincia y las zonas más turísticas del país también se han convertido en sitios idóneos para invertir en inmuebles gracias a la demanda que aglutinan.

Confía en los especialistas

Aun así, conviene tener presente que el camino hacia el éxito no es fácil en ningún negocio, tampoco en el inmobiliario. Tomar las mejores decisiones de inversión en un ámbito tan complejo requiere de una preparación técnica adecuada para saber analizar todas las variables del mercado. Esto explica el papel cada vez más relevante que están adquiriendo las SOCIMI (Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión en el Mercado Inmobiliario).

Las SOCIMI están especializadas en la administración profesional de los bienes raíces y disfrutan de unas condiciones fiscales y de financiación muy favorables, lo que les permite optimizar al máximo su cartera de inmuebles y repartir dividendos entre sus accionistas de forma anual. De este modo, participar en compañías como Silicius Real Estate, con amplia experiencia y conocimientos del sector, supone una gran oportunidad para obtener rentas estables con la gestión patrimonial de los activos inmobiliarios.

--

Contenido patrocinado