Menú Buscar
Cordón de seguridad ante 'La Benaventurada', la casa ocupada de Les Corts de Barcelona / CG

Vecinos y 'okupas' vuelven a enfrentarse en Les Corts

Residentes y radicales pugnan por la toma del edificio 'La Benaventurada' de Barcelona

3 min

Vecinos y okupas han vuelto a chocar por la toma del edificio La Benaventurada del barrio de Les Corts de Barcelona. Los activistas habían convocado a sus seguidores a concentrarse ante la casa esta tarde a las 19:00 horas. Antes, por la mañana, residentes de la calle Benavent han entrado en el inmueble vacío para detener su reocupación. La Guardia Urbana separa ahora a ambos grupos, que tienen a gente mezclada en el interior de la vivienda.

"Vecinos de la zona han visto la convocatoria en las redes sociales y han decidido actuar. Han llamado al propietario para pedirle permiso para tapiar la única ventana que quedaba abierta y así evitar que se reokupara el inmueble", explica un testigo presencial.

La sorpresa ha sido que al penetrar en la edificación, vacía desde 2006, se han encontrado a tres miembros del colectivo radical.

Tensión dentro y fuera

A mediodía del domingo, vecinos y activistas están cara a cara en la calle y en el interior de La Benaventurada. Además, un cordón de seguridad privada permanece delante del edificio.

Patrullas de la Guardia Urbana y los Mossos d'Esquadra también están en la zona, intentado que las dos facciones no se enfrenten.

"Pedimos a la Urbana, Mossos o a quien sea que arregle esta situación antes de que ocurra alguna desgracia", ha indicado a este diario Anna Ramon, presidenta de la Asociación de Vecinos del Camp Nou.

Semana de tensión

El cara a cara del domingo es el último capítulo de una semana de tensión con la casa ocupada La Benaventurada de Les Corts de Barcelona. El inmueble, tomado por Arran y otros colectivos afines a la CUP, fue tomado a principios de octubre. El viernes de madrugada sus propietarios lo desalojaroncpor sorpresa.

Los anticapitalistas protestaron por la tarde contra lo que vieron como un "desalojo ilegal".

Desde su desalojo inesperado, el casal ha restado vacío, hasta que vecinos y jóvenes antisistema lo han intentado retomar por separado el domingo, hasta coincidir en el interior.