Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Vista área de la fábrica modernista Germans Climent, en Sants / GOOGLE STREET VIEW

Los vecinos de Sants denuncian al Ayuntamiento de Barcelona por el proyecto de tanatorio

La plataforma Stop Tanatori sostiene que la instalación dañaría un bien cultural y destrozaría refugios de la Guerra Civil

2 min

Los vecinos y entidades de Sants pasan al ataque. La plataforma Stop Tanatori presentará una denuncia contra el Ayuntamiento de Barcelona por el proyecto de depósito de cadáveres en una nave modernista en cuyo interior, además, se han descubierto refugios de la Guerra Civil.

La plataforma ha anunciado esta medida "en defensa del patrimonio del barrio", y por la "falta de protección del patrimonio de la edificación catalogada como bien de interés cultural local", en referencia a la fábrica modernista Germans Climent. También, por los refugios de la Guerra Civil que están en el subsuelo.

Patrimonio dañado

Según el colectivo, el ayuntamiento no ha realizado un estudio histórico y arqueológico para catalogar y saber las partes originales, ni tiene un inventario de elementos a proteger del edificio y del subsuelo. Así, denunciará al consistorio por aprobar la instalación de un tanatorio en una finca protegida sin ni siquiera hacer un informe. "Estamos seguros de que las obras dañarán irreversiblemente el patrimonio protegido".

Stop Tanatori recuerda que este viernes se votará en el ayuntamiento el "innecesario tanatorio privado con los votos de todos los partidos" excepto JxCat.

Alquiler por las nubes

El proyecto, como se ve, ha generado una fuerte oposición vecinal. Los residentes advierten del impacto negativo "en la movilidad, social, arquitectónico y medioambiental" de la instalación que promueve la familia Almirall Bellido en la nave modernista situada en la calle Comtes de Bell-lloc. Asimismo, recuerdan que la zona ya está servida por el Tanatorio de Les Corts, por lo que no hay necesidad de mercado.

Hasta que surgió el proyecto del tanatorio, la fábrica modernista la ocupaba un parque infantil, que tuvo que cerrar en 2019 por el desorbitado incremento del alquiler.