Menú Buscar
Vista de las obras de la estación del AVE en La Sagrera (Barcelona) / EFE

Los vecinos de Sant Andreu vuelven a la carga por las obras de La Sagrera

La estación lleva una década en construcción y unos tres años paralizada, hecho que los residentes consideran que “degrada” el barrio

3 min

El proyecto de las obras de la estación del AVE de La Sagrera, en el barrio de Sant Andreu de Barcelona, estaba terminado en 2004. Hace 13 años, empezaron a trabajar los operarios, que tenían que terminar sus labores en 2006. El ritmo de construcción fue bajando, hasta que paró hace unos tres años. Desde entonces, las tareas están paralizadas.

Tras más de 10 años de retraso y varias promesas tanto del ayuntamiento, como de la Generalitat y del Ministerio de Fomento, los vecinos vuelven a la carga. “La gente está enfadada; todo es suciedad y plagas de ratas y mosquitos”, se queja Carles Mercader, el presidente de la Asociación de Vecinos de Sant Andreu Sud.

El bloqueo

Las administraciones y Adif se van pasando la pelota. Pero los vecinos tienen claro que lo que mantiene el bloqueo de las obras es la nueva estación de Sant Andreu Comtal, en el norte del distrito: la estructura de la parada está hecha, pero no se ha terminado y las vías siguen desviadas.

1200px Estació de la sagrera 012

Vista aérea de las obras de la estación del AVE en La Sagrera / EFE

Es esto, según los vecinos, lo que obstaculiza la continuación de las obras del AVE. Califican la situación de "surrealista". La competencia, en este caso, es de Adif. La partida de unos 7,5 millones de euros, está preparada.

Sin fechas

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, viajó hace poco más de una semana cargado de millones para las infraestructuras catalanas y prometió que las obras se reanudarían antes del verano. “Hace unos días vimos una furgoneta en la construcción, aunque ya se ha prometido la reactivación varias veces en estos casi tres años”, dice Mercader.

Los vecinos no se lo creen y aseguran que, mientras se eterniza la espera, la zona está condenada al “olvido” y al “abandono”. El comercio, aseguran, huye. Lo que tenía que convertir a Sant Andreu en un barrio conectado por las vías del AVE, ha dejado paso al vacío y a la suciedad en los casi 15 años que hace que se empezó el proyecto una obra sin terminar.