Menú Buscar
Las obras de la plaza de Glòries en pleno apogeo de tráfico / FAVB-Cristina Palomar

Los vecinos de Glòries exigen la revisión del proyecto del túnel

El Ayuntamiento de Barcelona crea una comisión de investigación para esclarecer las posibles irregularidades en el plan de obra

4 min

Las entidades vecinales de Fort Pienc, Poblenou, Clot, Camp de l’Arpa y de Sagrada Familia han aunado fuerzas. En un comunicado exigen que se resuelvan las demoras en la construcción del túnel de la plaza de Glòries.

Las obras llevan un retraso de 19 meses y un sobrecosto acumulado de 12 millones de euros, un 20% más de lo que presupuestó el equipo de gobierno del exalcalde Xavier Trías.

De esta forma lo manifiesta el colectivo vecinal. Los residentes en la zona quieren que los trabajos aceleren y se acaben lo más pronto posible “sin interrupciones”. De esta forma lo explica el vocal de la asociación de vecinos de Camp del l’Arpa, Miguel Catasús.

"No" a una nueva La Sagrera

El Ayuntamiento de Barcelona anunció hace pocas semanas la creación de una comisión de investigación para abordar las posibles irregularidades de este proyecto. “No queremos que sea un nuevo La Sagrera”, indicó la edil de urbanismo, Janet Sanz.

Los servicios jurídicos de la casa consistorial ya elaboraron una auditoría que dejó claras dos cosas: el esbozo recogía información incompleta previa a la actuación y contaba con altas previsiones de riesgos económicos.

La auditoría técnica sacó a la luz una serie de informes que “no eran positivos para una operación tan grande a nivel económico”, explica a Crónica Global el vocal de urbanismo de la asociación de vecinos de Poblenou, Jaume Bàdenes.

Momento de las obras en la Plaza de Glòries / CG

Las obras en la Plaza de Glòries / CG

Una reforma "primordial"

El gremio vecinal considera “primordial” que se reforme el proyecto para que quede “bien definido”. Los vecinos quieren que coja carrerilla y que se acabe cuanto antes. "La plaza debe volver a ser lo que era", aseguran.

Los de Poblenou son los que más sufren la situación. “Las obras siempre repercuten en problemas para la ciudadanía, como el ruido y las saturaciones del tráfico”, explica Bàdenes.

Bimsa y Adif, las encargadas

La empresa local Bimsa es la encargada de la obra, mientras Adif fue la entidad que autorizó la intervención y que en su momento supervisó las vías para acometer la construcción.

Los ciudadanos no quieren que la compañía que ejecuta el proyecto “se aproveche del ayuntamiento para sacar compensaciones económicas”.

Además, los vecinos aseguran que “se han ralentizado las obras porque hay modificaciones en el precio final". Los habitantes de la zona entienden que el presupuesto no se repartió de manera proporcionada para las dos fases con las que constaba la actuación.

A la espera del informe jurídico

Mientras tanto, los ciudadanos y el consistorio esperan el informe jurídico para posicionarse ante las posibles irregularidades que, al parecer, se encuentran detrás de la obras con “agentes implicados en el 3%”.

Bàdenes explica que el día 20 tendrá lugar una asamblea vecinal en la que las organizaciones solicitantes exigirán al ayuntamiento “más noticias sobre el tema”.

Pese a ello, están más tranquilos por “la transparencia” que les ha transmitido la auditoría.