Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de los Bomberos ante el bar que ha estallado en el Eixample / CG

Los vecinos del edificio del Eixample pasan la noche fuera de sus casas tras la explosión

La dueña del bar Champi se encuentra bajo custodia policial e ingresada en el hospital Vall d'Hebron mientras los Mossos investigan si el fuego fue intencionado

3 min

Se cumplen 24 horas de la explosión en el bar del número 73 de la calle Valencia de Barcelona. Un suceso que conmovió a los vecinos del céntrico barrio del Eixample cerca de las cuatro de la madrugada del martes y quienes, hoy por hoy, siguen sin poder volver a sus casas. La dueña del bar Champi, de origen asiático, continúa bajo custodia policial e ingresada en el hospital de la Vall d'Hebron. Se encuentra en estado grave, pero no se teme por su vida.

Mientras tanto, los Mossos d'Esquadra investigan si el fuego fue intencionado. Algo de lo que no dudan los vecinos del edificio, quienes ya se temían que podría suceder alguna "desgracia" al ver ciertas conductas. "Se ponía en la puerta del local a huntar papel de periódico en aceite", explican. Por ello, la presidenta de la comunidad, Iliana Garcimarrero, denunció a las autoridades competentes de que la mujer que regentaba el bar había amenazado varias veces con quemar el negocio, como avanzó Crónica GlobalTenía problemas con los clientes que acudían al bar y la comunicación con ella era muy difícil”. 

Imagen del incendio en el Eixample de Barcelona / TWITTER
Imagen del incendio en el Eixample de Barcelona / TWITTER

"Nada nuevo en la ciudad"

Por su parte, desde el Ayuntamiento de Barcelona se defienden del incendio. El teniente de alcalde de Prevención y Seguridad de Barcelona, Albert Batlle, aseguró que con los datos que tenían "no se podía prever este accidente de gravedad”. “Eran molestias, no es nada nuevo en la ciudad. Se tomó nota de las molestias y se hizo una inspección de urgencia en el local”.

Sin embargo, los vecinos dieron el aviso el 1 de abril, cuando trasladaron su malestar con el bar. Los agentes recogieron las quejas y activaron los servicios de inspección. El día 8 del mismo mes debían precintar provisionalmente el local, pero al constatar que la actividad estaba interrumpida no lo hicieron. Días más tarde, sucedió la desgracia. 

Familias desalojadas

El incendio obligó a desalojar a 50 personas de 30 núcleos familiares de varios edificios colindantes de la calle Rosselló y avenida Roma; 15 de las cuales todavía no han podido volver a sus domicilios. Batlle ha detallado que los bomberos mantienen sus actuaciones de urgencia en el edificio, cuya portería ha quedado destrozada, mientras que en el piso encima del bar se ha desplomado el techo. También se han detectado daños estructurales.