Menú Buscar
Los portavoces de la Federación de Vecinos de Barcelona, en la rueda de prensa del jueves / CG

Los vecinos de BCN llevan al Síndic de Greuges el colapso de los hospitales

La federación de residentes ve "inadmisibles" las esperas de más de 24 horas en urgencias

15.12.2016 12:35 h.
3 min

Los vecinos de Barcelona acuden al defensor del pueblo autonómico por el colapso de las urgencias hospitalarias. La Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (Favb) ha remitido una queja formal al Síndic de Greuges en la que denuncia la saturación de la red de asistencia a enfermos agudos. La entidad exige limitar las esperas para una cama a menos de 24 horas, un límite que ve "inadmisible".

"Pedimos soluciones inmediatas a la Consejería de Sanidad. No puede ser que enfermos graves esperen una cama de hospitalización en un pasillo durante días", ha indicado Marcela Güell, portavoz de la asociación.

La activista ha subrayado que la Favb ha remitido cartas a todos los grupos políticos de Barcelona, al Síndic de Greuges y a la Comisionada de Salud de Barcelona, Gemma Tarafa. "Si no se toman acciones urgentes volveremos a movilizarnos", ha agregado.

Sin respuesta

La Favb ha recordado que envió una misiva anterios al consejero de Sanidad, Toni Comín, el 15 de noviembre. La carta avisaba de la situación crítica de las unidades de urgencias hospitalarias en la ciudad. "A día de hoy no nos ha contestado", ha lamentado Güell.

El silencio del conseller no es óbice para que los vecinos preparen más acciones. El miércoles 21 de noviembre se concentrarán ante el Hospital Vall d'Hebron, uno de los más afectados por el pico de pacientes.

"Derivaciones a la privada"

La Favb también ha valorado las medidas que hasta ahora ha tomado el departamento que comanda Comín para drenar el pico de enfermos.

"Una de las cosas que se está haciendo es derivar pacientes a los hospitales privados", ha avisado Trini Cuesta, portavoz de la agrupación SAP Muntanya.

Según la asociación, la situación de varios hospitales de Barcelona, que ven "límite", constata "el fracaso de la planificación" de la Consejería.