Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Pancartas de los vecinos de Calella contra los okupas / CEDIDA

Los vecinos de Calella se organizan contra los okupas: "O por las buenas o por las malas"

Los inquilinos de los Apartamentos Codina se solidarizan con los propietarios "víctimas de una ley que protege más a los okupas que a ellos mismos"

6 min

Los vecinos de Calella advierten: actuarán contra los okupas "por las buenas o por las malas". Así lo han asegurado en declaraciones a Crónica Global el día antes del juicio contra uno de los allanadores del piso cuyos propietarios acabaron arrestados por echarlos a la fuerza de su casa. Un hombre de 83 años y su hijo de 53 fueron detenidos por la policía por intentar desokupar su vivienda, que ya ha sido asaltada en tres ocasiones

Este caso ha indignado a los inquilinos de los Apartamentos Codina, que se han solidarizado con los propietarios "víctimas de una ley que protege más a los okupas que a ellos mismos". Por eso, este lunes a partir de las 10.30 se manifestarán a las puertas de los juzgados de Arenys de Mar para reclamar que les "hagan caso" y se ponga fin a esta lacra. Y es que esa es una zona especialmente afectada que atrae a los okupas, ya que está compuesta por cerca de 600 viviendas, la mayoría segundas residencias. 

"Los okupas no son bienvenidos"

"Queremos que se preocupen más por las viviendas de cada uno, que nos protejan más y que los desalojos sean más rápidos", dice Patricio Villarroel, presidente de la escalera siete de este complejo de apartamentos. Los vecinos dejarán claro a los okupas que no son bienvenidos a su barrio a través de pancartas y proclamas como "La vivienda es inviolable. Ocupas fuera" o "En los apartamentos Codina no permitiremos la invasión ocupa". 

Natalia Miseva es una de las personas que este lunes acudirá a la cita. En su rellano, el número siete, ha habido varios intentos de okupación en los últimos meses y lamenta tener que hacer frente a estos "okupas que malviven entre alcohol y drogas". 

Ruido, suciedad, alcohol y drogas

Y es que la okupación conlleva también conflictos con unos vecinos que lo único que quieren es "vivir tranquilos". "Soportamos muchísimo ruido, de día y de noche. Mucha suciedad, gente que entra y sale ocupando los dos ascensores y mucho descontrol", explica esta mujer. Asimismo, asegura que éstos "se encaran con los vecinos, no tienen respeto por nada y no son ni pacíficos ni educados".

"Son gente normalmente joven y conflictiva que nos hacen vivir situaciones muy desagradables", lamentan las mismas voces.

Uno de los pisos okupados de los Apartamentos Codina de Calella / CEDIDA
Uno de los pisos okupados de los Apartamentos Codina de Calella / CEDIDA

Una ola de indignación

La detención de los propietarios franceses "a quienes se llevaron esposados por intentar entrar en su casa" ha generado una ola de protestas en esta ciudad del Maresme. Los vecinos quieren hacerse oír para, "al menos, demostrar que no estamos de acuerdo con la situación". En este sentido, denuncian que el ayuntamiento haya descuidado el barrio por estar apartado del centro de la ciudad. "Hemos visto crecer no sólo la okupación, sino también la inseguridad y la suciedad", dice una de las dueñas, Anahí Zárate, en declaraciones a este medio. 

Por su parte, desde el gobierno local se defienden: "Sobre las okupaciones no tenemos competencias. Si recibimos un aviso del vecindario, intervenimos y la evitamos. Si la okupación es permanente, solo podemos recoger la denuncia y pasarla al juzgado", según Josep Torres (PSC), teniente de alcalde de seguridad. 

"Ley que protege a los okupas"

El próximo jueves los residentes se manifestarán también en la plaza del ayuntamiento coincidiendo con la celebración de un pleno municipal. A partir de las 17.30, reclamarán que "se aumente la presencia policial en la zona" y tienen previsto reunirse con el alcalde de la localidad, Marc Buch (Junts per Calella), para trasladarle que se defiendan "los derechos de los propietarios, de las normas de convivencia y del civismo, desde el respeto pero desde la firmeza", añade Zárate.

"La situación da miedo, porque los casos de okupación en los Apartamentos Codina han aumentado y los vecinos estamos asustados", explican ellos mismos, que avisan de que seguirán "luchando" y haciendo todo lo que esté en sus manos para echar a los allanadores. "No cesaremos en nuestro empeño hasta que no queden okupas en la zona".