Menú Buscar
Una mujer en pleno 'vapeo', una alternativa para dejar de fumar según el jefe del servicio de Medicina Preventiva del Hospital de Bellvitge / EFE

El jefe de Medicina preventiva de Bellvitge defiende el ‘vapeo’

El doctor Josep Maria Ramón asegura en un libro que ha comprobado la efectividad del cigarrillo electrónico como alternativa efectiva para abandonar el tabaco

3 min

El jefe del servicio de Medicina Preventiva del Hospital de Bellvitge de Hospitalet del Llobregat (Barcelona), Josep Maria Ramón, defiende que los cigarrillos electrónicos sirven como método efectivo para dejar de fumar. Reconoce que el vapeo es una de las recomendaciones que da a los pacientes que pasan por su consulta a los pacientes que ya han intentado otros métodos para abandonar el tabaco y no lo han conseguido.

Ramón asegura que ha obtenido resultados positivos con este grupo y critica la actitud del Gobierno con estos productos. Lamenta que España sea el país de la Unión Europea “más beligerante” contra los dispositivos y recuerda que a nivel comunitario existe una legislación “estricta y rigurosa”.

Más investigación

En cuanto a los efectos sobre la salud de los usuarios, el doctor reclama más estudios con mayor rigor para contrastar la retórica popular que existe alrededor de los cigarrillos electrónicos. Señala que las evidencias actuales ya demuestran que vapear es un “95% menos dañino que fumar”. 

Es otro facultativo el que pone cifras a los terribles efectos que están vinculados de forma directa y contrastada a este hábito. “En España mueren cada año 55.000 personas a causa del tabaquismo”, advierte el doctor Fernando Fernández Bueno, cirujano oncólogo y portavoz de la Plataforma para la reducción de los daños por el tabaquismo.

Evolución del cigarrillo electrónico

Fernández Bueno es el responsable del prólogo del libro Vapear de la periodista Silvia Taulés. El doctor defiende que con esta publicación el “lector aprenderá sobre los productos” y sobre “cómo conseguir abandonar el hábito tabáquico”. Reivindica como “esencial” que las Autoridades Sanitarias “tengan en cuenta la vía de la reducción de daños en su estrategia de abordaje de este problema sanitario”.

El cigarrillo electrónico nació en China en 2004. Ya se diseñó con el foco puesto a usarse como un dispositivo sustitutivo del tabaco. En los últimos años se ha mejorado para que sea más eficiente.