Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Algunos de los bichos encontrados en la comida de los trabajadores de Vall d'Hebron / CEDIDA

Vall d’Hebron sancionará a la empresa del cátering del personal tras hallar bichos en la comida

El hospital convocará un nuevo concurso público para gestionar la cocina de sus trabajadores, pero el sindicato CCOO exige medidas inmediatas ante el miedo de una posible intoxicación alimentaria

4 min

Hace dos semanas, el personal del Hospital Materno-Infantil de Vall d’Hebron encontró bichos flotando en el caldo gallego que les habían servido para cenar. La gerencia tomó nota de lo ocurrido, pero diez días después hallaron una pegatina del tomate con el que se había elaborado el plato en el interior de un tupper de patatas con carne, un nuevo incidente que les dejó con la mosca detrás de la oreja. La gota que ha hecho colmar el vaso ha llegado este mediodía, cuando un enfermero ha visto un nuevo insecto en su plato de pinchos morunos.

Así lo ha explicado a este medio el delegado sindical de CCOO en Vall d’Hebron, Jesús Jiménez, que ha solicitado a la gerencia que Arcasa, la empresa encargada del cátering de los trabajadores --que no ha dado respuesta a este medio--, deje de darles de comer "de forma inmediata" ante el miedo de sufrir una posible intoxicación. La dirección les ha escuchado y, según ha confesado el centro a este medio, sancionarán a la compañía. Ademas, tienen pendiente convocar “un nuevo concurso público para gestionar la cocina de los profesionales”, aunque esto no significa que vayan a dejar de trabajar con el grupo --que podría ganarlo--, pues este ya estaba previsto antes de lo sucedido. 

Los trabajadores exigen medidas inmediatas

Desde el hospital aseguran que se trata de “un hecho puntual” que nunca antes había ocurrido, pero desde los sindicatos se sienten "insatisfechos" con la decisión tomada y exigen medidas inmediatas por la reiterada aparición de incidencias de este tipo en escasos 15 días. 

“No nos sirve esta respuesta porque no queremos exponer a los trabajadores a una posible intoxicación alimentaria como la que se produjo hace siete años en Bellvitge a causa de unos bocadillos en mal estado que se sirvieron en el desayuno del personal y que desencadenó en un brote de gastroenteritis por el cual faltaron muchos sanitarios”, lamenta Jiménez.

Piden que sea un servicio público 

En este sentido, desde el sindicato CCOO piden que el servicio de cátering de los empleados del hospital pase a ser público y lo gestione Vall d’Hebron “desde mañana mismo”, como pasa con los menús de los pacientes, con los que “nunca ha habido incidentes”. Y es que Arcasa, que les sirve la comida para los profesionales desde 2006, va a continuar haciéndolo al menos hasta el 1 de abril, por lo que denuncian que “la salud de los sanitarios corre peligro”. 

Jiménez sostiene que muchos empleados han perdido la confianza y han optado por llevarse su propia comida desde casa, ir a un bar o comprarla en establecimientos cercanos. No obstante, continúan con miedo porque “muchos seguramente no se han enterado de lo ocurrido y van a seguir consumiendo estos alimentos en mal estado”. Por ahora no se ha dado ningún problema de salud de un trabajador por estas causas, pero en caso de que ocurra, advierten que “la gerencia del centro y del Instituto Catalán de la Salud (ICS) deberán asumir las consecuencias”.