Menú Buscar

El Vall d’Hebron niega insalubridad en sus viejas cocinas

El gerente del centro hospitalario, Vicenç Martínez, anuncia la pronta renovación de las instalaciones, pero desmiente las críticas de CSIF

01.04.2019 18:03 h.
4 min

El gerente del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona, Vicenç Martínez, ha salido al paso ante las críticas del sindicato CSIF sobre la higiene de las cocinas del centro hospitalario. El responsable sanitario ha negado cualquier sospecha de insalubridad, si bien ha reconocido que estas viejas instalaciones necesitan una renovación. La sala de los fogones tiene más de 60 años. El nuevo edificio proyectado en el campus debe resolver el problema.

Martínez ha defendido ante los medios que él mismo fue a la cocina después de las críticas recibidas y que los trabajadores le aseguraron que todo estaba bien. “Tenemos escritos de sindicatos que están en contra”, ha añadido. Esta versión no coincide con la de CSIF, que ha difundido imágenes (en teoría son del pasado fin de semana) en las que se ven cucarachas. Este asunto, en cualquier caso, ha llevado al citado sindicato a pedir la dimisión de la consellera de Salud, Alba Vergés, y de la secretaria de salud, Laura Pelay.

Los móviles, prohibidos en cocinas

El gerente también ha respondido a las críticas del sindicato sobre un cartel por el que se impide el uso de móviles en la cocina: “Hay un letrero de que no se pueden tocar los teléfonos; no di ninguna orden, debe ser para mejorar la higiene del espacio”. Con todo, el hospital está haciendo obras de mejora “poco a poco”, y se alargarán tres o cuatro años. “Hemos estado muchos años sin inversión”, ha lamentado. El nuevo edificio logístico, en el que estará la nueva cocina, tendrá un coste de 30 millones de euros.

Localización del Hospital Vall d'Hebron

CSIF, por su parte, afirma que “los trabajadores de cocina han sufrido, supuestamente, amenazas de la dirección con el cierre inmediato de las cocinas y su privatización” si no remiten las quejas, y que por ello les han prohibido el uso de móviles mientras preparan la comida de los enfermos. En las imágenes que tiene el sindicato se ven techos y paredes deteriorados, con crías de cucarachas.

Las cocinas deterioradas del Hospital Vall d'Hebron / CSIF

CSIF: "Deterioro y precariedad"

Para CSIF, “resulta vergonzoso que la gran preocupación política sea el reparto de sillas y las puertas giratorias y nadie tenga la más mínima inquietud por el deterioro de las instalaciones sanitarias y la precariedad de las condiciones laborales” de los profesionales de la sanidad pública en Cataluña.

También ha acusado de “complicidad” a los sindicatos UGT y CCOO, porque considera que han dejado sin respuesta el incumplimiento de la prevención de riesgos laborales durante los Comités de Seguridad y Salud.