Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Hospital de la Vall d'Hebron, donde los investigadores han dado un paso más en la lucha contra el cáncer / EFE

Vall d'Hebrón da un paso para evitar la metástasis en el cáncer de mama

Investigadores del hospital catalán identifican el papel de la proteína integrina B3 en el desarrollo de la enfermedad

4 min

Un equipo de investigadores del grupo de Patología Molecular Traslacional del Vall d'Hebron Institut de Recerca (VHIR), en colaboración con el CIBER de Cáncer (Ciberonc), ha identificado el papel de la proteína integrina B3 (ITGB3) en la metástasis del cáncer de mama. Un nuevo paso en la lucha contra la enfermedad.

El estudio, publicado en Nature Communications, muestra la importancia de la B3 en la captación de vesículas por parte de las células, que favorece la formación de tumores secundarios en otros órganos como el pulmón. Destacan que podría ser “una diana terapéutica” para evitar la formación de metástasis.

Conexiones

Los expertos subrayan que un 90% de las muertes producidas por cáncer de mama son a causa de metástasis en otros órganos, como el pulmón. Para que estas se produzcan, la comunicación entre células tumorales y también con las células del sitio metastásico es clave.

El estudio, llevado a cabo en cultivos celulares en el laboratorio, ha comprobado que la integrina B3 es necesaria para que las vesículas producida por el entorno sean captadas por las células tumorales. Cabe tener en cuenta que se trata de una proteína que conecta el exterior y el interior de la célula

Investigadores

El investigador del VHIR y uno de los autores del trabajo, Stefan Hümmer, destaca que la conclusión a la que han llegado “describe las vías que permiten que estas vesículas entren en las células para favorecer el crecimiento tumoral y el papel que la integrina B3 juega en este proceso".

El jefe del grupo de Patología Molecular Traslacional del VHIR, Santiago Ramon y Cajal, ha afirmado que cuando se inhibe la ITGB3, "las vesículas no se pueden interiorizar y, por lo tanto, no existe el estímulo que favorece el crecimiento tumoral en el nuevo órgano para formar metástasis". Da alas de este modo al optimismo de los oncólogos en lo que puede suponer el descubrimiento en el tratamiento futuro. 

Paso adelante

No es la primera vez que la ciencia estudia el papel de la integrina B3. Este trabajo es la continuación de otros estudios previos donde se ha observado que la citada proteína aumenta en situaciones de falta de oxígeno y favorece la migración celular y las metástasis. El grupo trabaja ahora en la búsqueda de inhibidores de la ITGB3, que sería una posible estrategia para evitar que las células formaran nuevas colonias en otros órganos.

"Estos inhibidores serían específicos para el control de las metástasis. Por ello, deberían administrarse conjuntamente con otros tratamientos dirigidos al tumor primario", concluye el investigador. El equipo tiene años de trabajo por delante. 

Destacadas en Vida