Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un profesional del Hospital Vall d'Hebrón muestra la guía 'Estem al teu costat' al familiar de una víctima / VALL D'HEBRÓN

Vall d'Hebrón atendió 250 casos de violencia sexual a menores en 2021

El hospital edita una guía para ayudar a las familias de las víctimas mediante una serie de pautas u orientaciones para afrontar este momento

4 min

La Unidad de Atención a las Violencias hacia la Infancia y la Adolescencia del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona atendió 250 casos de violencia sexual a niños y adolescentes en 2021. De acuerdo con el centro, un 35% de las víctimas de este tipo de violencia presentan secuelas a medio plazo.

Ante esta situación y con el fin de acompañar a los familiares de los menores, el hospital ha editado una guía que intenta orientar y resolver las dudas que puedan plantearse los cuidadores de las víctimas.

'Estamos a tu lado'

La guía 'Estamos a tu lado', pone énfasis en aspectos como la protección de la víctima, el ámbito sanitario, interior o de justicia. También destaca la importancia de dar credibilidad al niño, niña o adolescente, sin hacerle preguntas que puedan mostrar dudas o desconfianza sobre la información que está compartiendo.

Asimismo, destaca la necesidad de acompañar emocionalmente a los menores y escuchar lo que explican de manera activa, intentando conectar con sus sentimientos. En este sentido, la guía recomiendo formula preguntas abiertas con el fin de saber que ha pasado y entender cómo se sienten. 

Una caja de herramientas para las familias

Mireia Forner, psicóloga clínica y una de las autoras del documento, asegura que “cuando un niño, niña o adolescente revela una situación de violencia sexual es normal sentir desconcierto, no saber qué decir, sentirse nervioso o con poco control de las emociones".

“La guía es como una caja de herramientas para ayudar a la familia mediante una serie de pautas u orientaciones para afrontar este momento, escuchar, acoger, validar las emociones y acompañar a su hijo o hija, sobre todo en este primer momento, en que la actitud y la respuesta que se da de protección, credibilidad, y acompañamiento emocional, puede ser clave en su proceso de recuperación", explica Giulana Rios, autora de la guía y trabajadora social sanitaria. 

Secuelas a medio-largo plazo

Entre un 30 y un 35% de los menores que experimentan una situación de violencia sexual presentan secuelas a medio-largo plazo, señalan las especialistas del centro. Entre los síntomas más comunes, aseguran, se encuentran los recuerdos o imágenes intrusivas, el estado emocional negativo persistente, el miedo, la vergüenza, las dificultades para dormir y la presencia de pesadillas.

Esta sintomatología mejora con un tratamiento especializado que, normalmente, incluye a profesionales de la Psicología Clínica, Trabajo Social Sanitario y Pediatría. Es importante que el niño o adolescente se sienta acompañado por parte de sus familias y mantenga unos hábitos y rutinas saludables en cuanto a alimentación, ejercicio y sueño, explican.