Menú Buscar
Una foto de archivo de Iñaki Urdangarin

Urdangarin podría salir de la cárcel en Navidad con una 'petición especial'

El marido de la infanta Cristina ya disfruta del segundo grado y pretende solicitar el artículo 100.2 para acelerar su salida antes de cumplir 17 meses como recluso

3 min

Iñaki Urdangarin ya consta como preso de segundo grado en los archivos de las Instituciones Penitenciarias. El marido de la Infanta Cristina se encuentra entre rejas en la cárcel de Brieva desde el pasado 18 de junio para cumplir una pena de cinco años y diez meses de cárcel. El pasado 17 de agosto, Urdangarin accedió a la condición de preso de segundo grado, el régimen más común que se da entre reos y que se esperaba dada su situación.   

Con el trámite aprobado por la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, Urdangarin continuará en Brieva --cumpliendo condena solo en el módulo para hombres-- pero podrá solicitar los primeros permisos cuando haya cumplido un cuarto de su condena. Es decir, 17 meses y medio. Algo que se alargaría hasta diciembre de 2019. 

A partir de entonces, y según la legislación, el reo puede disfrutar de 36 días al año de salidas. Aun así, esta condición puede que se acelere y cambie para Urdangarin. Según informa El Confidencial, Urdangarin estudia solicitar el famoso artículo 100.2 vigente en el actual Reglamento Penitenciario que se basa en su participación en un Programa Individualizado de Tratamiento (PIT). Este artículo sostiene que cada preso puede tener un modelo de condena distinto y que se pueden combinar aspectos de los diferentes grados de clasificación de reos. Por ello, Urdangarin podría incorporarse a la vida en libertad progresivamente antes de tiempo. 

Polémica y alarma social

Urdangarin estudia la posibilidad de solicitar esta fórmula para obtener los primeros permisos antes de cumplir la cuarta parte de su condena. Aunque sería un procedimiento "inusual", de darse podría salir estas Navidades. Para que se apruebe deben darse muchas circunstancias. Una de ellas sería demostrar el arraigo laboral y familiar del preso en España, y Urdangarin tendría problemas para demostrarlo. Asimismo, al ser un personaje público su libertad generaría una gran polémica e indignación. 

 

En los próximos días se conocerá la estrategia de Urdangarin en una cárcel que ha sufrido muchos cambios. La jurista del centro penitenciario ha pedido una excedencia para irse al sector privado y la subdirección general de recursos humanos convocó el pasado 2 de agosto una oferta para sustituir su marcha en comisión de servicio. Estas Navidades también dejará la prisión otro miembro importante de la Junta de Tratamiento, el director de la cárcel, que cumple 70 años y tiene que jubilarse forzosamente.