Menú Buscar
Un huerto urbano gestionado por los vecinos en una zona de los Jardines Emma / CG

“Una planta es todo el espacio verde que nos toca por vecino”

Barceloneses del Eixample luchan por conservar el espacio verde de los Jardines Emma

3 min

Un grupo de vecinos de l’Eixample aprovechó que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, acudía a su barrio para hacerle llegar su reivindicación. Se acercaron a ella, le entregaron un helecho y le dijeron: “Este es todo el espacio verde que nos toca, por habitante, en el distrito”.

Lo cuentan a Crónica Global Elva y Esther, dos mujeres que forman parte del Colectivo Vecinal Germanetes Illa Verda, un espacio interior del barrio conocido formalmente como Jardines Emma, que ocupa 5.000 metros cuadrados, donde el Ayuntamiento de Barcelona pretende construir equipamientos públicos y sociales.

Obras inmediatas

El parque, situado en la confluencia de las calles Consell de Cent, Comte Borrell, Viladomat y Diputación se ha convertido en el objeto de disputa de los vecinos de la zona, que cada sábado se dan cita en los jardines para informar de la situación a quien no la conoce y para recoger firmas a favor de conservar el espacio verde.

El consistorio pretende edificar pisos de protección oficial, un instituto, una guardería y un geriátrico. En enero de 2017, deberían estar construidos los primeros pisos y, en dos años, todo el proyecto. “Estamos a favor de los nuevos equipamientos para el barrio, pero no a cambio de destruir el ínfimo espacio verde que tenemos”, dice Elva. “Es una mentira sobre otra, les corría prisa el instituto y empiezan por los pisos”, añade Esther.

Proponen alternativas

La asociación de vecinos que defiende tener una zona donde respirar aire mínimamente puro en plena ciudad tiene una rana como símbolo --“Porque croó una de las que tenemos aquí en la primera asamblea de barrio”-- y recibe el apoyo del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal). Reiteran que no están en contra del proyecto municipal y, para demostrarlo, cuentan con la ayuda de un arquitecto con el que no solo buscan alternativas, sino que además las encuentran.

Proponen llevar a cabo la construcción de los establecimientos escolares en un espacio situado ante el Hospital Clínic de la ciudad e incluso han realizado los planos del hipotético proyecto. “Nuestra lucha mira hacia el futuro, no a costa de las migajas que deja la vivienda. Enladrillar no es progresista, ha de ser posible conservar zonas verdes y defenderlas es tan importante como defender un hospital. No somos hippies” sostiene Elva.

Lamenta que el equipo de gobierno de Ada Colau presente informes en los que se revela que la contaminación es uno de los principales factores que alteran la salud de los barceloneses pero luego no apuesten por soluciones que respeten la naturaleza.