Menú Buscar
Imagen de un control de alcoholemia de la Guardia Civil de Tráfico en una operación salida de Semana Santa.

Una década del carné por puntos: 3.300 muertos menos al año

Más de 200.000 conductores han perdido su licencia en los diez años de vigencia del nuevo sistema de seguridad vial

Redacción
2 min

El número de muertos anuales en las carreteras ha pasado de 5.000 a 1.700 tras la entrada en vigor del carné por puntos, que hoy cumple diez años. Durante este tiempo, un total de 214.150 personas han perdido la vigencia de su permiso de conducir por cometer infracciones de las normas de tráfico; 8.750 personas lo han perdido dos veces y, al menos 219, tres veces o más.

Según la DGT, Hasta 7,5 millones de conductores, de los 25 millones que hay actualmente en España, han perdido algún punto por exceso de velocidad (46%), no llevar el cinturón de seguridad (11%), usar el móvil al volante (10%), conducir bajo los efectos del alcohol o drogas o no llevar casco al circular en vehículos en los que es obligatorio (2%).

Cambio cultural

Fue aprobado el 1 de julio de 2006 bajo el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y con Pere Navarro como director general de Tráfico, y varios actores del sector reconocen que se trata de un sistema que supuso un gran cambio cultural para la sociedad.

En declaraciones del asesor de PONS Seguridad Vial, Ramón Ledesma, a Europa Press, el sistema aporta pedagogía: “Antes el sistema se basaba en multas y retirada del carné. El nuevo permiso suavizó las sanciones, pero enseñaba al conductor qué no tenía que hacer, con qué comportamientos se perdían más o menos puntos y tenía que evitar perderlos todos”.

Ventajas y mejoras

Otras de las ventajas de este carné es el cambio cultural y de comportamiento en la población, y el hecho de que con esta modalidad se ha conseguido que España esté en el quinto puesto en datos de siniestralidad, por delante de Alemania y Francia.

Sin embargo, también es necesario introducir algunos cambios para actualizarlo como, por ejemplo, poner medidas más específicas para las carreteras secundarias y la zona urbana, puntos en los que se están registrando más víctimas.