Menú Buscar
Los Sikh de Punjab llevan la daga ceremonial consigo a todas horas.

Un paciente de un hospital catalán entró en urgencias con un puñal "porque era religioso"

El enfermo rehusó desprenderse de la daga 'kirpan' e ingresó con el arma

I.J./Redacción
2 min

Un paciente de un hospital catalán accedió a las urgencias con un puñal "porque era religioso". El incidente, que no trascendió, ocurrió el pasado invierno en el Hospital Vall d'Hebron, y es el primer caso en España de uso controvertido de la daga kirpan, sagrada para las personas de religión sij. Un portavoz del centro recuerda que el paciente "no representaba ningún peligro" y que trabaja en un protocolo de atención a los pacientes con creencias religiosas.

El incidente tuvo lugar en noviembre en el complejo médico, el mayor de Cataluña. El ciudadano se presentó en las urgencias aquejado de una dolencia. Según confirman fuentes internas del hospital, el centro lo procesó como el resto de enfermos, pero el personal médico le pidió dejar el arma a un lado para entrar en la zona médica.

Intercesión de líderes

En aquel momento, el individuo apeló a la religiosidad de la daga ceremonial. El equipo del hospital contactó con un portavoz de la comunidad sij de Olot (Gerona), que avaló la religiosidad del cuchillo. Al mismo tiempo, el sacerdote católico residente en el complejo también intercedió, tranquilizando al personal.

Según informan fuentes de los trabajadores, el paciente fue tratado con la daga, aunque sí accedió a quitarse el karra, un brazalete de metal que la creencia le obliga a llevar puesto por devoción a la verdad.

Uso del puñal 'kirpan'

El caso de la Vall d'Hebron es el primero que trasciende en España sobre el uso de las dagas ceremoniales kirpan. La jurisprudencia sobre la materia es pobre, y sólo países como Canadá o Nueva Zelanda han regulado tímidamente la materia. El primer país trató de prohibir el arma en las escuelas, pero el Tribunal Supremo avaló el derecho de los estudiantes a portarla.

Un portavoz de Vall d'Hebron ha confirmado que el centro admitió al paciente "porque no suponía ningún riesgo y porque el personal accedió". El centro ya trabaja en un protocolo para atender a las diversas comunidades religiosas. En ningún caso, añade la misma fuente, se puede entrar a urgencias con objetos contundentes o punzantes.