Menú Buscar
El Ministerio Fiscal pide multa o una pena alternativa de cárcel para el juez Salvador Agustí Chela Rodríguez por no pagar los gastos de manutención de sus hijos.

Un juez acusado por impago de pensiones

El fiscal solicita multa o una pena alternativa de cárcel para un magistrado de Rubí por no pagar los gastos de manutención de sus hijos como establece su sentencia de divorcio  

2 min

El Ministerio Fiscal pide 12 meses de multa a razón de diez euros diarios o una pena alternativa de seis meses de cárcel en caso de impago, para el juez de primera instancia e instrucción de Rubí Salvador Agustí Chela Rodríguez al que acusa de no pagar los gastos de manutención de sus hijos tal y como establece la sentencia de divorcio por la que está obligado.

Chela fue denunciado por su expareja, la letrada Sonia Torras quien le acusa no solo de no pasarle el dinero establecido en concepto de manutención, alimentos y gastos escolares de sus hijos, sino de intentar tretas para ocultar su patrimonio.

Según ha podido saber Crónica Global, el juzgado de instrucción número 25 de Barcelona le ha investigado por estos hechos y acaba de dictar el auto de apertura de juicio oral contra él.

A punto de juicio

Una vez el fiscal ha presentado su escrito acusatorio, el juez imputado tendrá que presentar su informe de defensa.

Este medio se ha puesto en contacto con el acusado quien no ha querido hacer declaraciones más allá de afirmar que “lo que tenga que decir, lo diré en el juicio”.

Juez conocido

Chela saltó a la palestra pública cuando, siendo juez de instrucción de Mollet, imputó a la directora de la Escuela de Policía de Catalunya por un delito de coacciones, prevaricación y falso testimonio relativos a la admisión de dos alumnos aspirantes a mossos por cuestiones psicológicas. El caso, finalmente, quedó archivado.

Este juez, que a día de hoy preside el juzgado de primera instancia e instrucción número 3 de Rubí, también apareció en los medios por archivar la denuncia que un grupo de ultraderecha presentó en Mollet en la que se acusaba al presidente de la Generalitat por desobediencia en el caso del 9-N. Chela archivó la denuncia y se negó a retirar las urnas.