Menú Buscar
Imagen de la construcción del carril bici de Turó Park, que ha sublevado a los vecinos / CG

Vecinos de la zona alta de Barcelona llaman a acampar en un carril bici

Turó Park estalla contra la política de movilidad de la alcaldesa Ada Colau con una okupación

07.05.2018 10:44 h. Actualizado: 25.01.2019 12:33 h.
2 min

Una okupación en la zona alta de Barcelona. Vecinos de la Ciudad Condal están llamados a okupar hoy, lunes 7 de mayo, el carril bici que circunda la zona de Turó Park. La movilización pretende levantar tiendas en la vía pública al considerar "innecesaria" la infraestructura.

"Este lunes los vecinos nos organizaremos para luchar por nuestros derechos y porque de una vez por todas se nos escuche. Ocuparemos el carril bici de la calle Pau Casals acampando en él, indefinidamente. En Zona 30, la normativa establece que es innecesaria la incorporación de un carril bici. Queremos que nuestro barrio vuelva a su normal funcionamiento, ¡ya!", reza el mensaje que llama a la protesta. Aunque inicialmente la protesta estaba llamada a arrancar por la tarde, los vecinos sopesan ahora adelantarla para ganar adeptos.

Meses de protestas

La drástica medida vecinal llega tras meses de quejas vecinales sobre una vía para ciclistas de nuevo cuño que el gobierno municipal delimitó en agosto de 2017. El tramo sube por la avenida Pau Casals desde la plaza de Francesc Macià, para después continuar por la calle Borí i Fontestà. Según los residentes, la obra ha provocado congestión del tráfico y contaminación. También lamentan su poco uso.

Partidos como el Grupo Demòcrata, Ciudadanos y PP han salido en defensa de vecinos y comerciantes, que abogan por desmontar el carril bici y restituir la configuración viaria anterior: una zona donde el tráfico está restringido a 30 kilómetros por hora.

Problemas de movilidad

Según los residentes, la obra acometida por el Ayuntamiento de Barcelona ha generado problemas de movilidad, incluido el transporte de gente mayor en coche hasta las puertas de sus casas.

Aseguran que se pondrán en contacto con la alcaldesa para conminarla a reconsiderar su propuesta. Ello será después de llamar a tomar una parte de la vía pública en una zona poco acostumbrada a las protestas vecinales.